Julián Puente
Tendencia

¿Una vida normal es real?

PUNTO EXACTO

En estas semanas todos hemos escuchado las distintas declaraciones en referencia a la crisis sanitaria y económica; comentarios de líderes de opinión, amigos o específicamente de los jefes de Estado alrededor del mundo tratando de levantarnos el ánimo. Lo cierto es que el mundo se enfrentará a una “nueva normalidad” ante el COVID-19, ya que la evidencia muestra que mayoría de la población sigue siendo susceptible al virus. Mientras la situación se estabiliza en Europa, los números comienzan a subir en América Latina, donde según los expertos, todavía hay tiempo de evitar brotes masivos. Es muy difícil determinar cómo estaremos después de una tragedia de esta magnitud. Durante la Primera Guerra Mundial a miles de soldados tuvieron que amputarles alguna parte de su cuerpo para sobrevivir, la medicina respondió como nunca con el desarrollo de prótesis gracias a esta masacre.

No cabe duda que debemos intentar reinventarnos, buscar ser la luz de la tormenta que no crece pisoteando a los otros; intentar ser ese donante de plasma que salva una vida con sus anticuerpos, o ser ese paciente asintomático que de forma silenciosa y sin saber que estaba contagiado se queda en casa y salva vidas. la sociedad no va a ser la misma, la forma en la que nos acercaremos a la vida será distinta. Muchos de los hábitos que se tenían antes de esta crisis desaparecerán o se modificarán y otros habrán de reinventarse. Se cuestionarán nuestras jerarquías y nuestras fronteras ideológicas, sociales, políticas y económicas. También dependerá de la forma en la que trasmitamos esta experiencia a nuestros hijos, en la solidaridad, en aprender a compartir el conocimiento, en ver más allá del flujo del capital y en ese sentimiento de empatía con los otros. 

Es indudable que, a pesar de los muy graves costos que la pandemia va a exigir de todos nosotros, la humanidad sobrevivirá.  Pero también hay que mencionar que la pandemia del coronavirus COVID-19 ha dejado al descubierto una alarmante realidad q nivel mundial: la falta de inversión en personal de enfermería. La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce específicamente en un nuevo informe la valía de estos profesionales al afirmar que su contribución es decisiva para alcanzar las metas nacionales y mundiales relacionadas con una serie de prioridades sanitarias.

Algo que tenemos que tener en cuenta y que es una realidad es que la nueva “normalidad” a la cual le han llamado a la etapa posterior al encierro provocado por  la pandemia no será igual. Sin duda, esta etapa podrá ser nueva y duradera pero no por ello debemos considerarla como normalidad. Normalidad no será, pues no por concluir el encierro la pandemia habrá terminado; seguirán los contagios, y el número de enfermos y fallecidos continuará acumulándose quién sabe por cuánto tiempo más  mientras no haya un tratamiento específico o una vacuna. El regreso a esta nueva “normalidad” nos lleva a plantear varias circunstancias que tendrán que ser analizadas por los gobiernos como por ejemplo se vuelve sumamente importante potenciar el uso diverso para la movilidad, en el que se priorice al transeúnte por encima del automóvil unipersonal o unifamiliar, y en el que se añadan transportes más eficientes y menos contaminantes, y que nos permitan realizar menos viajes. También requerimos llenar de árboles y vegetación, como parte de un equipamiento urbano, y darle mantenimiento; y en general, hay que equipar el espacio público para que se recupere un sentido de comunidad, de estar y sentirnos en casa, reduciendo a su vez los índices de inseguridad a los que tristemente estamos acostumbrados.

La pandemia  ha sacado a la luz la profunda desigualdad que impera en México y el mundo. Más allá de mutaciones, el virus del COVID-19 es el mismo, pero las formas de vivir la pandemia por los seres humanos son muy diferentes. Cada quien vive su pandemia de acuerdo con su condición social, sus recursos económicos y su horizonte cultural, y estas diferencias están marcadas por una profunda injusticia. Es por ello que quizá en un largo tiempo no tendremos una “Vida Normal”.

Comparte tus comentarios
Etiquetas

Julián Puente

Julián Eduardo Puente Sánchez; es periodista y columnista de quintana roo desde hace 15 años. Ha trabajado en distintos medios de comunicación. Actualmente se desempeña como titular de la 2da emisión de Sipse Noticias Radio, coordinador del Periódico la Voz de Quintana Roo en la zona sur y director de comunicación social de la delegación del ISSSTE en el estado así como de colaborar para diversas páginas informativas.
Botón volver arriba
Cerrar