Raúl Caraveo Toledo

Un presidente que traiciona a su país México

La participación de Luis Videgaray en el proceso de la invitación y posterior encuentro de Enrique Peña Nieto con Donald Trump para dar como resultado lo que todos ya sabemos debió ser una acción bien planeada, con todos los escenarios posibles analizados y previstos; desde el momento de la llegada, el tipo de recibimiento similar a un jefe de Estado y la conferencia conjunta de prensa. Podemos calificar a Luis Videgaray de lo que sea pero nunca de carecer de una visión muy bien documentada y profesional de los eventos económicos contemporáneos; ni tampoco lo podríamos calificar como poco preparado técnica y profesionalmente.

Toda la conducta del binomio  Peña Nieto-Videgaray al paso de los días pone en su justa dimensión que ambos apostaron a la candidatura de Donald Trump como su candidato favorito a la presidencia de USA, utilizaron los recursos con los que cuentan, si, los recursos de todos los mexicanos, nuestra soberanía, nuestras política exterior, la institución de la Presidencia de la República

No es la primera ocasión que ocurre esto, Carlos Salinas de Gortari se la jugó con los Bush y le salió bien la partida, ganó y continúa vigente.

Creerá usted lector que no imaginaban la serie de efectos concomitantes de la apuesta por Trump; crecimiento en las encuestas, relanzamiento como jefe de Estado; utilización de la imagen del Presidente de México para uso en campaña sin pudor y sin respeto, a su antojo incluido al ex Secretario de Hacienda, desgastado y sin respaldo desde antes de ese evento. Desde antes Videgaray ya era “peso muerto” en la tripulación.

La salida calculada de Videgaray en el mejor momento es decir como pago a un “error” del Presidente Peña Nieto, para calmar la turbulencia, total que si ese era el costo, para una apuesta tan arriesgada, bien valía –para ellos- la pena; traicionar a México y mantenerse a buen resguardo en un mediano plazo.

Enrique Peña Nieto siempre ha sido audaz, igual que Luis Videgaray; realmente no les importan las encuestas ni la aceptación de sus políticas o sus decisiones; no les importa la estabilidad de los mercados, ni el valor de México o los mexicanos. Si les importa mantener sus esferas de poder económico a salvo, mantenerse aliado estratégicamente a los más poderosos. Apostaron por Donald Trump y con toda seguridad sabían que en la medida que éste avance o gané el valor del peso frente al dólar va a ser cada día más débil; ellos se fortalecen, aquí nosotros valemos menos.

Cualquier estudiante del primer semestre de economía sabe lo anterior, ¿Peña  Nieto y Luis Videgaray no?

Los eventos que a la par fueron ocurriendo como la enfermedad de Hilary Clinton y los atentados son más elementos para el crecimiento de Trump, la participación del Presidente Peña Nieto en la ONU y la frustrada intención de encontrarse con Hilary Clinton ponen de relieve el desprecio que los más importantes líderes del Partido Demócrata incluido Obama tienen de nuestro presidente. Hilary Clinton ya no lo va a recibir y Obama cada vez que se refiere a un tema tangecial lo hace con desprecio y resentimiento a la presidencia de México.

Una vez más en la historia mexicana llena de traiciones se escribe una página moderna y “brillante”, la historia del Presidente que harto del rechazo busca cobijo en un vecino prepotente.

A Luis Videgaray y Enrique Peña Nieto les va a ir muy bien si el 8 de noviembre Trump obtiene la victoria, mientras los mexicanos seguiremos pagando con trabajo y esfuerzo las acciones de traidores a la patria. El dólar se irá arriba de 30 pesos pero ellos lo aplaudirán (como actualmente), se construirá el muro y serán expulsados y perseguidos miles de paisanos. Los ex gobernadores bandidos serían perdonados y nuevos “empresarios” políticos resurgirían.

En el caso de que gane la señora Hilary Clinton el futuro de Enrique Peña Nieto será  incierto y hacia un despeñadero, su candidato, el candidato de Peña Nieto jamás obtendría  el triunfo en 2018, sería el fin del PRI, el fin de un régimen de gobierno. Es muy probable que no termine su período y sea cuestionado legalmente. El manto protector que alguna vez lo cobijó desaparecería. Algunos ex gobernadores podrían llegar a prisión.

Por hoy en los medios nacionales mexicanos, Milenio con Carlos Marín y Grupo Fórmula con José Cárdenas aunque lo cuestionen seriamente sus respuestas son evasivas, titubeantes, increíbles. En fin cada día está más solo y arrinconado.

Gracias por su lectura y recomendación en twitter y Facebook

@raulcaraveo

Comparte tus comentarios
Etiquetas

Raúl Caraveo Toledo

Raúl Caraveo Toledo es licenciado en ciencia política por la UAM, ex catedrático de las Facultades de Psicología y de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana, ha sido analista de estudios económicos de PEMEX y Consejero electoral del IFE-INE de Quintana Roo de 2005 a 2015, ex asesor de la XIII legislatura de Quintana Roo, Conalep Quintana Roo, escribe para www.sdpnoticias.com www.gobernantes.com www.revistadigitalqr.com.mx www.todoincluidolarevista.com www.tmj.mx www.laprensaus.com www.eldianewschicago.com
Botón volver arriba
Cerrar