Para bien de quienes habitamos la bella capital del estado de Quintana Roo, si tomamos en cuenta lo hecho y lo no hecho según sea el caso, se puede considerar que el ayuntamiento que encabeza Otoniel Segovia Martínez y sequito ha sido el peor con resultados muy pobres. Tenemos que recordarle a cualquier político que llegue a ser Alcalde, quién es a nosotros, quién nos debe de la acción de estar como persona moral encargado como Presidente Municipal; y es su obligación oír nuestras demandas si vemos que las calles son inseguras, las vialidades son un desastre, que el alumbrado público falla constantemente, que no sabemos a dónde van nuestros impuestos. Como también se ve en ocasiones que algunos señores alcaldes se ven tan lejanos como si no radicaran en el municipio; nosotros los ciudadanos, tenemos el derecho de exigir que se remedien las fallas, pero al parecer eso no le importa a Segovia Martínez ya que dentro de su burbuja no falla nada en la capital del estado.

A poco más de un año del ejercicio de gobierno, los encabezados por Morena han estado en la observación más acuciosa de los medios y la ciudadanía que se expresa en las redes sociales que, por razones un tanto obvias, se espera de estas administraciones los cambios reclamados por la ciudadanía al rechazar las otras opciones electorales. Sin embargo, el resultado ha sido muy distinto a lo esperado, pues el costo de la ruta de aprendizaje de los gobiernos de Morena ha cobrado factura política, con un costo social que de nuevo va con cargo al presupuesto y al desperdicio de tiempo mientras algunos de sus alcaldes como el de la capital del estado está aprendiendo a gobernador la ciudad se le cae en pedazos. La inexperiencia del alcalde Otoniel fue la causal para que el municipio perdiera varios millones de pesos que servirían para obra social y que el alcalde al no saber para que utilizar lo devolvió a la federación como si Chetumal no necesitara obras en comunidades rurales, electrificación y guarniciones.

Y es que como resultado visible, poco o casi nada ha cambiado en el ejercicio político de los gobiernos de Morena, por el contrario, algunas prácticas del considerado anterior régimen político, persisten, a veces con un mayor énfasis, sólo que con características de una muy notable inexperiencia y que en la práctica representa un verdadero lastre para los ciudadanos. ¿Por qué ahora teniendo un gobierno de izquierda, que abanderan el combate a la pobreza y a la corrupción, Chetumal no ha florecido? No se ve desarrollo económico impresionante como debiera ser; se suponía que el ayuntamiento siendo Morenista debió ser beneficiado con recursos federales precisamente por ser de oposición al partido gobernante en Quintana Roo pero esto no es así; al contrario hoy vemos peor que nunca a nuestra bella capital. En lo particular veo calles oscuras, no veo trabajos de guarniciones y mucho menos obra social en comunidades, ¿acaso es muy difícil cambiar un foco de la calle o hacer guarniciones?

continuamente Segovia Martínez y sequito justifican que sus decisiones y posturas como Presidente municipal o directores no buscan la reelección, por lo que se entiende que no les importa si complacen a la ciudadanía o cumplen sus promesas de un gobierno diferente, pues no requieren de la aceptación de nadie que no sea él mismo y su idea de ejercer autoridad a como dé lugar, aun pisoteando al propio ciudadano que me atrevo a señalar que en lo que respecta a Chetumal está arrepentido de haber brindado su confianza a una 4T que por lo menos en el municipio de Othón P. Blanco apenas están en la primera “T”.

Comentarios