Julián Puente

Un aplauso para ELLOS

PUNTO EXACTO

Los héroes de esta “guerra” no utilizan capas, usan batas blancas y son miles de trabajadores de la salud que enfrentan con valentía, aún a costa de su vida, la pandemia del Covid-19. En el caso del personal médico, se cree que la principal razón de muerte no es la edad, sino la sobre exposición al virus, mientras que el número de contagios demuestra que en la primera línea, el riesgo de contraer la enfermedad pese a los cuidados, aumenta.

En Internet circulan fotos y videos de estos héroes de bata blanca, después de una jornada de 10, 20 y 30 horas de trabajo continua, con la marca de los lentes especiales para evitar contagios, marcadas en sus caras hasta el punto de mostrar cicatrices en las zonas donde generan más presión en la piel. El mensaje es el mismo, ‘por favor quédate en casa”. los ángeles blancos  como se les ha bautizado, salvan vidas ajenos al aplauso que España les brinda, cada día, a las ocho. Y lo hacen, en muchos casos, percibiendo salarios discordes con su responsabilidad. El personal sanitario, cada vez más ahogado, ha tenido que trabajar con menos medios, con mayor carga de trabajo y con un sueldo inferior. No sé hasta qué punto es bueno que salgan todos los días por televisión esas escenas en las que enfermeros y enfermeras, médicas y médicos, despiden entre aclamaciones y aplausos, como héroes, a personas que han vencido al coronavirus o que se van a sus casas a recuperarse del todo.

Hoy podemos darnos cuenta de la importancia de tener un sistema de salud eficiente y del valor que tienen aquellos que dedican su vida a salvar a otros.

Esperamos que nuestro sistema de salud esté preparados para lo que viene y que nosotros, como sociedad mexicana, entendamos que la mejor ayuda que podemos brindar es quedarnos en casa, estar bien informados y no propagar rumores ni mentiras. Es hora de la solidaridad y obediencia. Gracias, muchas gracias a médicos, enfermeras y sus ayudantes: el personal de clínicas, hospitales, centros de salud y farmacias. Debemos aplaudirlos a todos, desde encargados de la limpieza, técnicos de los equipos, farmacólogos, hasta los más importantes miembros de la comunidad médica. Todos se están jugando sus vidas por salvarnos, por atender cada paciente con coronavirus. Muchas veces, sin tener los equipos, ni las medicinas necesarias; sin contar con protección apropiada para ellos mismos. Ellos, están poniendo su salud, aun su vida, en riesgo, como combatientes de primera fila en contra de esta pandemia que enfrentamos.

Pero también se ha aplaudido el desempeño de policías y militares en una tarea inédita e ingrata: hacer respetar el distanciamiento social, una garantía para frenar el aumento del contagio. A nadie le gusta que lo obliguen a permanecer en su domicilio, que le impidan trabajar, reunirse con sus seres queridos y gozar de la libertad de pasear y respirar el aire fresco de áreas verdes, montañas y el borde del mar. Pero ese es el precio que se nos pide pagar para no hallarnos en la triste situación en que se hallan países que reaccionaron más lentamente que nosotros.

Comparte tus comentarios
Etiquetas

Julián Puente

Julián Eduardo Puente Sánchez; es periodista y columnista de quintana roo desde hace 15 años. Ha trabajado en distintos medios de comunicación. Actualmente se desempeña como titular de la 2da emisión de Sipse Noticias Radio, coordinador del Periódico la Voz de Quintana Roo en la zona sur y director de comunicación social de la delegación del ISSSTE en el estado así como de colaborar para diversas páginas informativas.
Botón volver arriba
Cerrar