Psicología

Transformar el presente

Queremos ser felices y exitosos, vamos a olvidar y superar el pasado y concentremonos en aprender y transformar el presente, para lograr construir el futuro que aspiramos.

“No es el crítico el que cuenta; no el hombre que señala al fuerte que tropieza, o comenta donde el que hizo, pudo haberlo hecho mejor. El crédito pertenece al hombre que está realmente en la arena, cuya cara se mancha de polvo, sudor y sangre; que lucha valientemente; que se equivoca, que falla una y otra vez, porque no hay esfuerzo sin error y defecto; pero que de igual forma se esfuerza por hacer; que conoce el gran entusiasmo y las grandes devociones; que se entrega a si mismo en una causa justa; quien en lo mejor conocerá al final el triunfo de los altos logros, y quien a lo peor, si falla, por lo menos fallará atreviéndose, para que su lugar nunca sea con esas almas frías y tímidas que nunca conocieron ni victoria ni derrota.”

El hombre en la arena. Theodore Roosevelt

En la vida hay que intentar, hay que hacer, más importante que lograr un cometido está el seguir intentándolo. Claro que hay que prepararse, pero las cosas siempre pueden salir bien o mal hagamos lo que hagamos. Lo importante es haberlo hecho todo. 

Para Roosevelt, el hombre en la arena, es un grito de guerra, para cualquiera que comienza un proyecto que lo haga salir de su zona de confort. El hacer algo diferente puede generar críticas (positivas o negativas), pero que al final importan menos que el hecho de que la persona lo intente con esfuerzo y pasión.

Hazlo de nuevo. Juega de nuevo. Canta de nuevo. Lee de nuevo. Escribe de nuevo. Dibuja de nuevo. Corre de nuevo. 

Inténtalo de nuevo. 

Porque de nuevo es practicar y practicar es mejorar, y ello lleva a la perfección.

Richelle E. Goodrich.

La clave está en aceptar el tiempo de cada proceso. Un paso a la vez. vamos a entender que haciendo nuestro mejor esfuerzo y venciendo dudas, temores y debilidades, sucederá lo mejor aunque esto signifique que no ocurra exactamente lo que esperamos.

La vida es el camino que recorremos entre una etapa y otra, entre un objetivo conseguido y otro por alcanzar, entre el momento en el que decidimos realizar un cambio profundo o reinventarnos y el momento en que damos los pasos concretos para lograrlo. Demostremos de que estamos hechos, vivamos los procesos y recorramos el camino que nos lleve a conseguirlos con fe, sabiduría y optimismo. Pidamos fuerza para seguir adelante.

El frío que recorre nuestro cuerpo cada vez que enfrentamos una tormenta. Vamos a olvidarlo. Si sentimos miedo. Si tenemos dudas. Si lo queremos posponer. Vale la pena intentarlo. Lo que nos hace cambiar no es fácil y genera mucha resistencia porque nuestro instinto nos quiere proteger y mantener en la zona de confort. Vale la pena luchar por lo que vale la pena tener.

Actuar diferente está bien. Bájale al ego y súbele el volumen a la INTUICIÓN. ¡No hay límites, sé tu mejor versión! @taniakaram

Cerremos los ojos y con el alma, miremos el mundo y cuando entendamos que las pruebas de la vida sólo llegaron para enseñarnos, encontraremos una nueva razón de seguir adelante. Nuevas razones llenas de experiencias y situaciones que desarrollaran nuestra condición de resilentes y empoderados.

Queremos ser felices y exitosos, vamos a olvidar y superar el pasado y concentremonos en aprender y transformar el presente, para lograr construir el futuro que aspiramos.

Cuentan que…

«Conductores y camellos estaban cansados y con ganas de dormir, pero cuando llegó el momento de atar a los animales, se dieron cuenta de que faltaba un poste. Todos los camellos estaban debidamente amarrados excepto uno. Nadie quería pasar la noche en vela vigilando al animal, pero, a la vez, tampoco querían perder al camello.

Después de mucho pensar, uno de los miembros de la caravana tuvo una buena idea. Fue hasta el camello, cogió las riendas y realizó todos los movimientos como si atara al animal a un poste imaginario. Acto seguido el camello se sentó convencido de que estaba fuertemente sujeto y todos se fueron a descansar.

A la mañana siguiente, desataron a los animales para prepararlos y alistarse para continuar el viaje, pero se dieron cuenta que había un camello que, sin embargo, no quería ponerse en pie. Los conductores tiraron de él, pero el animal no quería moverse.

Finalmente, uno de los hombres entendió el porqué de la obstinación del camello. Se puso de pie delante del poste de amarre imaginario y realizó todos los movimientos con que normalmente desataba la cuerda para soltar al animal. Inmediatamente después, el camello se puso en pie sin la menor vacilación, creyendo que ya estaba libre.”

Tal acto, le hizo ver a todos los miembros de la caravana, que hay creencias y costumbres que limitan la mente y estancan la vida, por lo que reflexionaron y se dieron cuenta de que mejor es ayudarse a sí mismo a descubrir cuáles son las cuerdas con nudos que no nos dejan progresar en los distintos ámbitos de nuestra vida, para así poder liberarse de ellas y poder avanzar.

Comentarios

Etiquetas

Armando Colmenares

Abogado litigante y profesor universitario. Eternamente irreverente, coach motivacional. Creyente del empoderamiento. Autor del blog matkubblog.wordPress.com.
Botón volver arriba
Cerrar