Ana Ledesma Canaán

Todo Incluido: Por Ana Ledesma Canaán

Ana-Ledesma Canaan

[hr]

Lo que quedaba de la Constitución de 1917 fue violada, los mexicanos requerimos otra; con la que no se haya jugado, ni violentado, es indispensable un orden social. Y para esta transición, se requiere de mecanismos democráticos que contengan la violencia y desorden social, ese que nos está enfermando a todos por la incertidumbre del País que tenemos; uno muy distinto al del discurso del Presidente de la Republica Enrique Peña Nieto.

Ese, el que los Mexicanos vivimos al acceder a la canasta básica y al enfrentarnos a la inseguridad en las calles. No hay que perder de vista que es un grupo muy reducido el que determina el rumbo del país, y a ellos no les ha importado mirar hacia las masas. Son una elite de empresarios, intelectuales y políticos (por citar algunos) los que dictan el ritmo que se toca, los demás solo tenemos que “bailar”, nos venga bien o no, eso es lo de menos.

Esa visión de nuestra historia, que olvida a los millones de hombres y mujeres comunes y corrientes, que han estado presentes en los cambios ocurridos en México, las masas, siempre controladas o manipuladas; quienes son parte de una tradición vigente, que se ha convertido en la era de la globalización y los medios masivos de comunicación, todos ellos (todos nosotros) Seguimos en la búsqueda y necesidad de un líder, de pertenecer a grupo o partido, para conformar una nueva mayoría, pero ya articulada y disciplinada.

Se trata de definir la voluntad general, construir la voluntad general es posible; estamos en un momento álgido para el país, en el que debe aprovecharse este despertar de conciencias, no para linchar, no para el revanchismo, no para el autoritarismo; para que surja como nación, la recuperación de toda esa riqueza que tenemos, y que los que aquí habitamos somos los menos que la aprovechamos.

Se propone una reconstrucción de nuestra nación por sus propios hombres y mujeres, reconstruir la convivencia y tejido social. Tenemos que confiar en la sabiduría y experiencia que hemos acumulado como nación, de cada acontecimiento se aprende, esa es la alternativa que tenemos para este desorden que vive México donde tragedias como las de Ayotzinapa están a flor de piel y la cicatriz la vemos a muy largo plazo.

Hasta la próxima

Mientras tanto hágase un favor: Sea parte de la solución y no del problema.

Esta columna la puede leer en www.mujerypoder.com.mx

[hr]
Comparte tus comentarios
Etiquetas

Ana Ledesma Canaán

Egresada de la Universidad Latinoamericana, México Distrito Federal de la carrera de Comunicación y Relaciones Publicas. Directora General de TodoIncluidoLaRevista.com
Botón volver arriba
Cerrar