Sólo Spielberg podría reunir a Meryl Streep y a Tom Hanks para la que es fácilmente la cinta más relevante de la época de posverdad de Donald Trump