México es el tercer país que más consume y contamina en Latinoamérica