Consumiendo frambuesas, las personas con riesgo de diabetes necesitan menos insulina para controlar su glucosa en sangre.