Psicología
Tendencia

Suicidio femenino

Causas más frecuentes

“Cuando alguien piensa en el suicidio, con lo que desea acabar es con el dolor, no con la vida”

Las noticias son inquietantes. Desde hace no mucho tiempo para acá, el índice de suicidios femeninos ha aumentado llamativamente en casi cualquier lugar del planeta. Algo que ya conocíamos es que mientras las mujeres son más propensas a las ideaciones suicidas, los hombres tienden a suicidarse. Todo lo que vamos conociendo en relación con las situaciones psicopatológicas que pueden llevar al suicidio, indican que muchas más mujeres están consumando el suicidio.

Avanzamos en una sociedad cada vez más compleja, impulsada y a veces catapultada por los avances tecnológicos. Nuestras vidas cada vez se ven más afectadas por las Redes Sociales y las comunicaciones en línea. Esto no tiene porque ser un problema si nos atenemos a los muchos beneficios que nos pueden aportar. Sin embargo, en muchos casos y en muchas personas si que produce un verdadero problema de desconexión social. 

En estas situaciones, los sentimientos de soledad y las conductas de aislamiento, junto a una incapacidad cada vez mayor para pedir ayuda, están detrás del aumento de casos de ansiedad, angustia, fobia social y depresión. Lógico que el riesgo al suicidio también aumente exponencialmente. Algunos estudios de “tiempo frente a pantalla”, relacionan el ciberacoso, el sexting y conductas adictivas a la red, como causas de intentos y suicidios consumados, entre adolescentes, y en concreto entre chicas.  Otros estudios relacionados con la depresión y el abuso de fármacos y tóxicos, también nos habla del aumento del riesgo de suicidio en mujeres adultas. El incremento de mujeres con problemas de alcohol y drogas en las últimas décadas y el acceso a ciertas drogas utilizadas contra la depresión, también están detrás del suicidio accidental o intencionado de mujeres.

Existen facetes individuales, biológicos, sociales, relacionales y ambientales que contribuyen al riesgo de suicidio en las mujeres. No son, necesariamente, causas directas, sino que funcionan potenciando otros factores y situaciones de riesgo. 

Destaca la influencia de traumas y abusos en la infancia, los antecedentes familiares de suicidio, la adicción a tóxicos y el historial de problemas de salud mental (principalmente la depresión). El aislamiento social, tanto percibido como real, se ha convertido en uno de los factores de riesgos más importantes, en muchos casos, camuflado tras realidades virtuales inventadas y frágiles. Las enfermedades y el dolor crónico son razones que generan ideas de suicidio constantemente.

El principal riesgo, no obstante, es la presencia y acción combinada de varios de los factores de riesgo, que suele ser lo habitual.

Factores protectores.

Ante las situaciones de suicidio, existen unos factores de gran importancia para su prevención o intención. Así:

  • Cuando tenemos experiencias de depresión u otro tipo de situación patológica, conforme a los factores que he detallado más arriba, acudir a un profesional. Buscar el apoyo de los equipos de salud.
  • Aprender estrategias de afrontamiento individuales que promuevan la prevención del problema o su resolución.
  • Vigilancia en enfermedad mental. Depresión y desconexión social.

En la naturaleza desesperada del suicidio, cabe estar alerta ante las señales de advertencia. En las mujeres, el indicador más visible (muy por encima de los varones) es la depresión y las experiencias de dependencia emocional llevadas al límite de lo imposible.

Comparte tus comentarios
Etiquetas

Blas Ramón Rodríguez

Psicólogo. Especialista en Medicina Psicosomática y Psicología de la Salud, experto en intervención psicológica en Diversidad Funcional y Trastornos mentales, Master en psicología del trabajo, por las Universidades de Barcelona, Ramon Llull, San Jorge, UOC, de Las Palmas de Gran Canaria. Escritor y divulgador científico en diferentes medios de comunicación. El propósito de su actividad profesional, científica, divulgativa y literaria, es poner al alcance de cualquiera la psicología como elemento esencial para la mejora de la calidad de vida.
Botón volver arriba
Cerrar