Julián Puente

Sitios arqueológicos negocio de unos cuantos

PUNTO EXACTO

De acuerdo con el INAH, en México hay 50 mil sitios arqueológicos inscritos al Registro Público de Monumentos y Zonas Arqueológicos, cuya gestión es un tema poco desarrollado y estudiado en nuestro país, sobre todo cuando no existe la voluntad necesaria. Es una realidad que los sitios arqueológicos padecen entre muchas cosas más una urbanización descontrolada, inseguridad en la tenencia de la tierra, abandono, falta de promoción. Lo anterior pone en vilo la existencia de estos sitios y mucho se debe a la falta de voluntad que ha aplicado desde hace muchos años el gobierno federal, ya que solamente les invierten recursos a los sitios que a ellos les interesa o les dejan grandes dividendos como lo son, por ejemplo, Palenque, Chichen o las ruinas de Tulum.

Desde mi punto de vista, hay dos tipos de lugares, los que cuentan con toda una infraestructura de turismo o por lo menos son bastante conocidos y promocionados y los que no cuentan con esa promoción y mucho menos, con la infraestructura y facilidades para ser visitados ya que hasta para llegar a ellos hay que pasar un vía crucis ante la falta de señalización. Para llegar a muchos de estos lugares tienes que preguntar por lo menos unas dos o tres veces ya que es muy común que la señalización sea escasa y lo peor, no falta algún gracioso que voltea o pone flechas y en lugar de seguir de frente giras a la derecha o izquierda y acabas dando vueltas en círculos. De los 50 mil sitios bajo custodia y resguardo del INAH, únicamente menos de 200 se encuentran abiertos al público, lo que representa menos del 1 por ciento.

Hay que mencionar que el INAH nacional carece de un estudio detallado que especifique cuál es el régimen de propiedad de las tierras sobre las que se encuentran los monumentos arqueológicos del país. Aunque se encuentran protegidos por la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, sin importar el régimen de propiedad donde éstos se encuentren, jurídicamente lo que la ley protege por declaratoria es el monumento en sí, no las tierras donde se encuentran, es decir se expropian las tierras para poder “cuidar” los sitios arqueológicos. Lo cierto es que en la actualidad empresas internacionales y los estados tienen un interés específico en poseer extensiones de tierra en zonas arqueológicas como parte de un concepto turístico de ganancia propia y no para seguir invirtiendo en los demás sitios como debería de hacerse.

En su momento Felipe Echenique,  como secretario del Sindicato Nacional de Académicos del INAH, dijo en una entrevista para un medio nacional que durante los últimos 30 años, los ejecutivos federales y estatales, fuera de toda normatividad permitieron la explotación comercial de zonas y monumentos arqueológicos como Chichén Itzá, El Tajín, Uxmal, Tulum, con lo que se beneficiaron a particulares sin que ello se traduzca en un beneficio social o en beneficios para las zonas de los demás monumentos. Es lamentable que tanto el INAH, como las autoridades federales y estatales, sigan criterios de negocio cuando se trata del patrimonio cultural Al lucrar con los espacios, funcionarios y empresarios privatizan de facto los bienes públicos. Y al convertirlos en escenario, los descontextualizan y los manipulan ideológicamente. México, para que realmente se convierta en una potencia turística, como quiere la actual administración federal, requiere un compromiso mayor tanto de sus habitantes como de las autoridades en todos sus niveles. Porque hoy México tiene un aspecto que va muy bien con nuestra realidad económica: pocos lugares limpios, con servicio de calidad aunado al deterioro visible de muchos de ellos.

Comentarios

Etiquetas

Julián Puente

Julián Eduardo Puente Sánchez; es periodista y columnista de quintana roo desde hace 15 años. Ha trabajado en distintos medios de comunicación. Actualmente se desempeña como titular de la 2da emisión de Sipse Noticias Radio, coordinador del Periódico la Voz de Quintana Roo en la zona sur y director de comunicación social de la delegación del ISSSTE en el estado así como de colaborar para diversas páginas informativas.
Botón volver arriba
Cerrar