Reseñas

Silence: Scorsese, una bebida energética que se convirtió en té de tilo

Mediados del siglo XVII. Rodrigues (Andrew Garfield) y Francisco (Adam Driver) son dos jesuitas portugueses que deciden emprender un viaje a Japón en busca de su maestro Ferreira (Liam Nesson), del cual se corre el rumor de que ha cometido apostasía. Ya en Japón, estos dos sacerdotes se encuentran con que practicar el cristianismo en dicho país es algo ilegal y castigado, pero también encuentran a varios nipones que ven en ellos la oportunidad de acercarse a sus creencias, las creencias cristianas.

“Silence” está basada en la novela homónima del japonés Shūsaku Endō y está dirigida por uno de los cineastas más exitosos de la historia del cine, Martin Scorsese, responsable de auténticas joyas como “Mean Streets”, “Taxi Driver”, “Goodfellas” y más recientemente “The Wolf of Wall Street”. Este hombre tenía en mente llevar a cabo esta adaptación desde hace más de 20 años pero fue hasta 2009 que empezó a darle seriedad al proyecto, aun así fue hasta 2016 (2017 en México) que el más grande capricho de Scorsese llegó a la pantalla grande.

La dirección en esta película no es un problema pero tampoco es lo que uno esperaría al leer “Martin Scorsese” en el poster de la película. No sólo es el hecho de que Scorsese, haciendo una analogía con bebidas, siempre había sido una bebida energizante y en esta cinta es un té de tilo, también sucede que nunca vemos la calidad a la que Scorsese nos tiene acostumbrados, no tenemos escenas en verdad icónicas ni logra mantenernos entretenidos con lo que estamos viendo. Y aquí es donde volvemos a las desventajas de ser un gran director; si esta cinta fuera de cualquier otro cineasta diríamos que ha hecho un trabajo bastante aceptable, pero con alguien que tiene la calidad Scorsese siempre esperaríamos algo que vaya más allá de lo convencional.

Pero el principal problema de esta cinta lo encontramos en el guion. El primer acto es bastante interesante y nos hace pensar que veremos buenas cosas a lo largo del film, el problema aparece en el segundo acto donde todo se vuelve repetitivo, la historia nunca logra dar en el punto de lo que nos quiere transmitir y hace que la película se vuelva soporífera a partir del minuto 60. El tercer acto compone un poco las cosas pero se convierte en un sinsentido dado el nulo interés que se genera en los minutos anteriores, lo único que quieres es que la película termina lo antes posible. Y por si todo esto fuera poco la cinta dura casi tres horas aunque está claro que la historia se pudo haber desarrollado en un máximo de dos.

A pesar de los problemas en el guion, “Silence” consigue algo muy interesante: a pesar de ser una película sobre el cristianismo en ningún momento cae en un discurso religioso o en si está bien creer o no, se enfoca únicamente en la fe, en hasta donde está bien creer y dejar de creer en algo, en los sacrificios que tienes que hacer aunque estos impliquen ir en contra de lo que crees y en los silencios (de ahí el nombre de la película) con los que te encuentras al momento de buscar respuestas. Y no, una película sobre la fe no tiene que ser religiosa, el ejemplo más claro es “Star Wars”, una historia que gira en torno a la fe o “la fuerza” como ellos la llaman.

Otro problema de esta cinta es el disparejo aprovechamiento de los silencios, de entrada tenemos la gran decisión de no utilizar banda sonora, por lo que las escenas hablan por sí solas. Pero por otro lado tenemos una voz en off que aparece a cada rato para prácticamente contarnos lo que estamos viendo en pantalla, este recurso es innecesario y hubiera sido mucho mejor que en esos momentos hubiera silencio total para ser un poco más coherente con el título de la cinta.

Los protagonistas de esta cinta son Andrew Garfield (El Sorprendente Hombre-Araña, Hacksaw Ridge), Adam Driver (Star Wars VII) y Liam Neeson (La Lista de Schindler, Star Wars I). Driver es multifacético y demuestra que tiene calidad para ser mucho más que un villanito sin mucho chiste. Liam Neeson está en el papel correcto, es uno de esos personajes que van con él, un hombre callado con sus propios dramas pero que logra expresar paz y sabiduría. Pero en cuanto a actuaciones quien se lleva las palmas es Andrew Garfield, la mayor parte del tiempo la cámara esta con él y se ve que Scorsese (que es un soberbio director de actores) le exigió al máximo ya que durante las casi  tres horas de película lo lleva por todos los sentimientos y expresiones posibles.

Andrew Garfield está nominado este año a Mejor Actor por su trabajo en “Hacksaw Ridge” pero al ver su actuación en “Silence” queda claro que la nominación tenía que ser por su papel en esta cinta.

Quienes se merecen un aplauso de pie son los actores nipones que aparecen en la cinta ya que todos lo hacen de manera extraordinaria.

Por cierto, esta cinta estaba pensada para ser protagonizada por Daniel Day-Lewis, Benicio del Toro y Gael García, pero después de que el proyecto entrara en un periodo de pausa tuvo que haber cambio en los protagonistas. Es la segunda vez que el mexicano Gael Garcia se queda a nada de trabajar con Scorsese ya que el director lo había buscado a él para protagonizar “The Wolf of Wall Street” antes que a Leonardo DiCaprio.

El resto de los elementos que conforman “Silence” son grandiosos, el diseño de producción es monstruoso, los vestuarios y la ambientación de igual manera, pero si algo vale la pena es la fotografía del mexicano Rodrigo Prieto –único apartado en el que tiene nominación al Oscar este film-. No sólo logra tomas monstruosas, también es gracias a ella (la fotografía) que se logra expresar el sentir de los personajes, además, la fotografía es fundamental para la mejor escena de toda la película, la de la crucifixión en el mar. Una lástima que este año el premio a Mejor Fotografía este entre otros dos trabajos (La La Land y Lion), aun así creo que es una buena oportunidad para decir ¡Eres grande, mexicano!


ADDENDUM: Falta muy poco para que se lleve a cabo la ceremonia número 89 de los Premios de La Academia y un servidor ya sea en reseñas o addendums les ha hablado de 8 de las 9 nominadas a Mejor Película este año, sólo me faltó comentar sobre “Fences” que no se ha estrenado en México y todo indica que no lo va hacer. Ya tuve la oportunidad de verla así que les hablaré un poco sobre este film nominado a 4 premios Oscar.

“Fences” es la adaptación cinematográfica de la obra de teatro homónima de August Wilson, está dirigida por Denzel Washington y protagonizada por éste y Viola Davis. Nos cuenta la historia de un hombre que tenía un gran talento para el beisbol pero que debido a su raza y posteriormente a su edad nunca pudo llegar a las ligas mayores, en la actualidad es un recolector de basura algo amargado pero que lucha por sacar adelante a su familia.

No habría ningún problema en que “Fences” fuera una cinta muy teatral, el problema es que es una obra de teatro grabada. El director, Denzel Washington, no sólo dirige de mala manera sino que tampoco aprovecha los recursos cinematográficos que puedes tener al adaptar una obra de teatro al cine. Además de los problemas de dirección y edición, “Fences” tiene un guion sumamente aburrido, hay escenas en las que un personaje habla sin parar por más de diez minutos pero únicamente repite lo mismo una y otra vez y es hasta la hora y cuarto de película que empiezan a pasar cosas en verdad interesantes.

El teatro sirve, principalmente, para que el histrión se luzca y precisamente eso es lo único rescatable de esta cinta: las actuaciones. Denzel Washington está correcto, hasta ahí, nos muestra las ventajas y desventajas de ser tu propio director, así como tiene momentos en los que se luce también hay unos en los que está sobreactuado por qué no hay nadie que le haga ver sus fallas. Quien está soberbia (como siempre) es Viola Davis, quien no sólo consigue cargar, en la misma media que Denzel, con el peso de la cinta, también es capaz de pasar por todas las emociones posibles, en momentos es víctima, en otros es la fuerte, va de lo cómico a lo dramática sin problemas, llora y ríe con naturalidad, no hay manera de que esta mujer no se lleve el Oscar a Mejor Actriz de Reparto.

En fin, es un hecho que “Fences” es la peor de las 9 nominadas en la categoría principal, una de las mayores decepciones del 2016 y otra cinta que tiene que agradecer el haberse estrenado en el año en que La Academia está tratando de ser más incluyente que justa. Aun así, es muy probable que este film termine con 2 Oscars en su haber; el de Mejor Actriz de Reparto que es un hecho y el de Mejor Actor que se pelea Denzel con Casey Affleck.

Comparte tus comentarios
Etiquetas

Freddie Montes

Reseñas de películas de cinefilos para cinefilos
Botón volver arriba
Cerrar