Julián Santiesteban

Semáforo político, en rojo

A TIRO DE PIEDRA

Una voz fuerte no puede competir con una voz clara,  aunque ésta sea un simple murmullo.» Confucio

Quintana Roo abandonó, por lo menos por esta semana, el seguimiento del semáforo epidemiológico nacional, asegurando que el que se aplica en la entidad responde a la realidad local; y aunque esa acción no debiera propiamente poner en “rojo” las alertas federales, sí debieran identificar que algo no se está haciendo bien, pues la medida quintanarroense fue inmediatamente respaldada por los gobiernos de Morena, además de que, en el país, gobiernos estatales emanados de ese partido han reprobado las acciones realizadas para mitigar la pandemia, desestimando la información difundida todos los días, en las conferencias del subsecretario Hugo López Gatell.

El gobierno quintanarroense decidió no reñir, señalar que hay “buena comunicación” con el gobierno federal y asegurar que “no hay ruptura”; pero lo que quedó entre líneas es que tampoco habrá aceptación del semáforo que cada semana presenta López Gatell, pues el gobierno federal determinó que Yucatán y Quintana Roo deben regresar al “color rojo”, aduciendo un súbito incremento en los casos de Covid-19 por una “precipitada apertura”, y ante ello el gobierno local determinó que no cerrará actividades, que mantendrá al norte estatal en color naranja y al sur en rojo. No peleo, sólo no te hago caso, es la postura local.

Pero, además, esa postura fue respaldada por gobiernos “morenos” como el de Solidaridad, el de Benito Juárez guardó “conveniente silencio” y el de Othón P. Blanco pues es intrascendente, dado que está en color rojo. Más aún, de estados como el de Tabasco, emblemático por ser la tierra natal del presidente Andrés Manuel López Obrador; Puebla, y hasta Baja California, están también en rebeldía contra las medidas adoptadas para atenuar la pandemia, desestiman los dichos de Hugo López Gatell, aun cuando proceden también de Morena y entidades como Jalisco aducen que el gobierno federal coloca a las entidades en color rojo “porque así lo quiere López Gatell.”

Por cierto, aunque previsible, la respuesta formal del gobierno federal a esta “rebeldía” está aún por conocerse este lunes, la semana anterior el mandatario federal defendió la gestión de López Gatell de quien dijo ha recibido una oleada de ataques, lo alentó a aguantar con la frase “Hugo aguanta, el pueblo se levanta”; sólo habría que recordar que 2 o 3 detractores pueden ser resentidos con el régimen; pero cinco constituyen un movimiento político…y el gobierno de la República tiene ya 16 gobiernos locales en contra por diferentes temas, sea el abandono en la pandemia, la búsqueda de mayores recursos y un nuevo pacto fiscal, por mera acción política o todos juntos. Luego entonces, sí hay un semáforo en rojo, el político del gobierno federal.

No hay que perder de vista que el gobierno federal tendrá como mecanismo coercitivo ante la desobediencia, la restricción en la entrega de insumos y recursos para atender la pandemia, aunque los mandatarios de la Asamblea de Gobernadores de Acción Nacional (GOAN) aseguran que eso ya ocurre. Entonces sólo quedarían los ataques en las conferencias mañaneras o las vespertinas…aunque eso también ya ocurre; entonces, si la consecuencia será seguir igual, más los ataques mediáticos del régimen federal, no había nada que perder, mientras se avanza en la reactivación… que los contagios van a seguir es indudable, pero esa circunstancia, para modificarse, requiere de factores múltiples, desde medidas más firmes, hasta una mayor participación ciudadana. Sí esa fue la valoración para dejar de seguir el semáforo nacional, pues parece que, en la balanza, la decisión local fue, por lo menos, equilibrada, pero estemos atentos a la reacción “desde el Centro.”

COMENTARIO MORBOSO

En la carrera por los cargos de elección popular del 2021 han surgido todo tipo de personajes que buscan espacios políticos, a pesar del desprestigio de todos los partidos en el país, que en la mayoría de los casos se acompaña con un desprestigio de los mismos actores en la contienda que está por iniciar, dado su propio pasado.

En el caso de Quintana Roo, su capital, que ha experimentado gobiernos del PRI, PAN y Morena corruptos e incapaces todos por igual, hay una demanda ciudadana de no aceptar más a personajes “reciclados” que sólo cambian de partido, pero no de esencia; en esa tesitura es que se ha insertado una propuesta interesante e inexplorada hasta ahora; la participación de Javier Chávez Ataxca en la búsqueda de la alcaldía.

Periodista de oficio, la participación de Chávez Ataxca no obedece a una “moda” impuesta en todo el país por los partidos políticos que buscan postular personajes conocidos, que a la postre resultan una decepción más, baste mencionar actualmente el caso de María Hermelinda “Mara” Lezama Espinosa en el norte quintanarroense. No, Chávez Ataxca es conocedor de la administración pública y un ciudadano harto como todos, convencido de que la participación y no la queja es lo que resuelve los problemas. Si lee demasiado entusiasmo en este comentario tiene toda la razón; le toca al que escribe estar de lado de Javier Chávez, por lo novedoso de su propuesta, porque la opción es diferente; porque conoce el escribiente la legítima aspiración.

El autodestape ha generado revuelo por lo novedoso de las propuestas que ya adelanta, habrá que ver si el periodista confirma sus intenciones, y a reserva de coincidir en la demanda de que su gabinete no debe incluir a políticos de antaño, no por lo menos los corruptos conocidos, el escribiente recomendaría que invitara a otros independientes; porque Morena parece prepara una candidatura bastante competitiva, interesante y capaz, un joven chetumaleño del cual luego daremos el nombre para no desviar la idea de este comentario; pero se requerirá de verdadera fuerza ciudadana para poder hacerle frente.

Que falta el financiamiento, que falta la construcción de una estructura básica de apoyo, que la contienda ya inició y hay muchos adelantados, ciertamente; pero cuando una propuesta real surge, es importante valorarla. Esa parte aún deberá atenderla el ahora aspirante a la alcaldía, pero qué bueno que la decepción por malos gobiernos haga surgir opciones reales, que requerirán de ciudadanos que no se entreguen por una despensa en las contiendas, para luego quejarse tres años de abandono constante; así se observa desde aquí, A Tiro de Piedra. Nos leemos en la próxima.

Comparte tus comentarios
Etiquetas

Julián Santiesteban

Periodista. Nacido en Parral, Chihuahua. Quintanarroense por decisión,bohemio de afición y franco aun con el riesgo que implica.
Botón volver arriba
Cerrar