El exjugador mexicano Guillermo Cantú y expresidente de Necaxa, reemplazó desde principios de agosto del año en curso, a Héctor González Iñárritu en su puesto de dirigente de Selecciones Nacionales de México.

Desde ese lugar, viajó a Buenos Aires para reunirse con Jorge Sampaoli para charlar sobre el proyecto que el entrenador del combinado de Chile tendría para conducir a México hacia el Mundial de 2018, en Rusia. 

Tras la destitución de Miguel Piojo Herrera como entrenador de México, el nombre de Sampaoli surgió hacia afuera como un rumor, pero hacia dentro su figura ya se estaba discutiendo y teniendo en cuenta; sin embargo, no era el Plan A: la primera opción era Marcelo Bielsa, quien todavía conducía a Marsella, quien era conocido en México por su trabajo a comienzo de la década del noventa en Atlas y en América. Pero el entrenador, incluso antes de renunciar, avisó que no iba a ir a dirigir al país latinoamericano.

Sampaoli ya quedó en la historia de Chile tras ganar la primera Copa América del país. En el Mundial, quedó en las puertas de eliminar a Brasil.

Logró un ciclo importantísimo y, en su cabeza, está la idea de migrar hacia nuevos desafíos. Se imponía la idea de llegar a un equipo de Europa, pero apareció la opción de México y convenció al entorno del entrenador.

Para que abandone el cargo de entrenador de Chile habrá que pagar una cláusula que representa el salario entero de Sampaoli y de su cuerpo técnico en un año, algo que estaría cerca de los dos millones de dólares; sin embargo, eso no sería un impedimento para México.

Lo que deja cierto margen de duda es de qué manera se compondría el cuerpo técnico que llegaría a territorio mexicano, ya que no sería el mismo que en la actualidad.

PODRÍA HABER UN ARREGLO CON BIELSA

De acuerdo a Fernando Cevallos de BeIn Sports, podría darse un arreglo en el que Bielsa dirija a la Selección Chilena y Sampaoli vaya a México.

Fuente: Goal
Comparte tus comentarios