Reseñas

Rumbos Paralelos: Drama a la mexicana

Silvia (Iliana Fox) y Armando (Michel Brown) son un feliz matrimonio que tienen un hijo llamado Diego, un niño bastante enfermizo que sufre una fuerte enfermedad renal, a causa de esto los padres de Diego descubren que ninguno de los dos es biológicamente compatible con su hijo ya que fue accidentalmente cambiado al nacer en el hospital.

Por otro lado tenemos a Gaby (Ludwika Paleta), madre de Fer, una mujer muy amorosa con su hijo al cual, por convicción propia, decidió criar sola.

El camino de estas dos mujeres se encuentra cuando Silvia busca a Gaby para decirle que los hijos de ambas fueron intercambiados al nacer y que Diego, quien en realidad es hijo de Gaby, necesita un riñón para sobrevivir. Silvia busca recuperar la custodia de Fer, su hijo biológico, lo cual cambiará la vida de estas dos mujeres para siempre.

Empecemos con las actuaciones. Ludwika Paleta a pesar de que su personaje tenía todos los elementos para caer en lo sobreactuado lo logra hacer de una manera maravillosa, no cae en la exageración o en el toque caricaturesco que ciertas actrices le imprimen a este tipo de personajes en las telenovelas mexicanas, al contrario, logra ofrecernos un personaje muy real y que en los momentos en los que parece que el filme va a caerse logra, con su actuación, sacar adelante la cinta.

El resto del elenco está bien a secas, la mayoría son actores desconocidos para mí y no sé si lo estén haciendo regular o esa sea toda la capacidad que tienen pero a pesar de eso no me pareció que ninguno desentona en algún momento. Mención especial para Fernanda Castillo (Mónica Robles de El Señor de los Cielos) como Adriana, la amiga de Gaby, quien a pesar de tener un papel relativamente pequeño vuelve a demostrar que tiene muchísimo talento.

Esta cinta nos ofrece una trama en verdad interesante y es que el simple hecho de que un día llegara alguien a decirte que es el padre o madre de tu hijo y que lo quiere de vuelta es algo que de solo pensar te pone la piel chinita. Y también se pude ver desde el otro punto, imagínense que un día te dicen que los que creías tus padres no lo son y que te tienes que ir con unos nuevos padres, fuerte ¿no?

Todas estas dudas y el constante pensamiento de ¿Qué haría yo? en tal o cual situación es lo más atractivo de esta película y me atrevería a decir que lo único. El guion es en verdad malo, diálogos que tratan de ser emotivos y terminan siendo cursis, los momentos importantes tienen desenlaces muy extraños y además se convierte en una cinta bastante predecible. Estos elementos terminan por hacer de Rumbos Paralelos una película un tanto aburrida.

Si quieren pasar un rato de nostalgia o ver una telenovela mexicana de 90 minutos pero un poco mejor hecha, sin duda, Rumbos Paralelos es la opción. A pesar de esto da cierto gusto saber que se pueden hacer películas con un poquito (hago énfasis en la palabra “poquito”) mejor calidad que la gran mayoría de las cintas del cine nacional.

Lo mejor de esta película es que vas a salir de la sala de cine con un tema bastante interesante para poder platicar y dialogar por horas.

Comparte tus comentarios
Etiquetas

Freddie Montes

Reseñas de películas de cinefilos para cinefilos
Botón volver arriba
Cerrar