El título se asemeja al guión de una mala película de terror, pero es así. Investigadores franceses anunciaron que lograron resucitar exitosamente a un «virus gigante» descubierto el 2003 bajo las heladas capas de hielo de Siberia para su examen científico.

Descubierto bajo el hielo, el virus, de nombre «Mollivirus sibericum» ya es conocido como virus «Frankenstein» o «zombie», sólo por el hecho de haber sido despertado de su letargo de 30 mil años. 

Según se expresa en el estudio, a pesar de estar alejado del oxígeno y la luz por tanto tiempo, el virus se encontraba en perfecto estado de conservación y para probarlo lo «revivieron» utilizando una ameba. El virus respondió al estímulo y se introdujo en la ameba, causándole la muerte a las pocas horas.

A pesar de su tenebrosa denominación, los virus gigantes son bastante comunes y en la actualidad se han identificado siete familias. Uno de ellos es el Megavirus chilensis, uno de los más grandes encontrados hasta ahora (casi del tamaño de una pequeña bacteria) y descubierto en las costas de Chile. En el caso del «Mollivirus sibericum» también es uno de los más grandes, con un tamaño de 0,6 micrones de longitud.

A diferencia de la mayoría de los virus que circulan hoy, estos antiguos especímenes no son sólo más grandes, sino más más complejos genéticamente. Por ejemplo, «Mollivirus sibericum» posee más de 500 genes, mientras que «Pandoravirus», otra familia de virus gigante descubierta en 2003, cuenta con 2.500. El virus de la influenza por el contrario, posee ocho genes.

Aún así, de acuerdo a los investigadores, el virus no supone ninguna amenaza para personas ni animales, aunque en su momento sí pudo afectar a los neandertales.

Asimismo, destacaron que factores como el cambio climático y el derretimiento del hielo, así como la exploración de los recursos minerales y el petróleo podría resucitar a otros patógenos hasta ahora desconocidos para el hombre.

«El hecho que los virus puedan ser fácilmente revividos del permafrost prehistórico debe ser motivo de preocupación en lo que concierne al calentamiento global», afirmaron. 

Se trata del cuarto virus prehistórico descubierto por el mismo equipo francés desde 2003.

Fuente: La Tercera
Comentarios