Quintana Roo
Tendencia

Reportaje canadiense ridiculiza estrategia contra el narco en Quintana Roo

El reportaje The Narco Riviera, de la cadena CTV News de Canada; muestra la violencia que azota a Quintana Roo por parte del crimen organizado; así como la impunidad e ineficiencia por parte del Gobierno del Estado.

Desde el 2017 el número de asesinatos ha aumentado a más del doble en comparación con años anteriores en la Riviera Maya, lo que afecta al turismo, como ocurrió en la balacera que tuvo lugar en el bar Blue Parrot durante un festival de música electrónica donde un hombre canadiense murió.

El incidente en ese club nocturno marcó el inicio de una guerra que no ha tenido descanso,  se hizo evidente que la lucha por dominar un mercado muy lucrativo de venta de drogas, entre varios grupos delictivos que no solo buscan vender su “mercancía” en el lugar”, sino también cobrar derecho de piso a los bares y centros nocturnos como el Blue Parrot, cuyo dueño se negó a pagar y en respuesta acudieron al lugar a disparar indiscriminadamente.

La zona turística de Quintana Roo ahora es conocida como la Narco Riviera debido no solo al negocio de venta de drogas a turistas, sino porque es una zona clave para que grandes cargamentos de droga, especialmente cocaína ingrese por el mar a través del corredor Cancún Playa del Carmen.

Al inicio el Cartel de los Zetas era el grupo que dominaba la zona, pero poco tiempo después ingresaron el del Golfo y el de Sinaloa; sin embargo, el conflicto entre células delictivas se ha vuelto más despiadado desde que entró el Cartel Jalisco Nueva Generación, el más cruel de los cuatro, que se caracteriza por la grotesca tortura y el desmembramiento.

En una entrevista para un canal televisivo canadiense, un líder del grupo que trabaja para el cartel de Sinaloa, declaró que llegó a ser líder de ese grupo debido a su eficacia matando gente, que le ordenaban matar, afirmó que su principal razón para estar en medio de la guerra es ganar dinero.

“Manuel” como se hace llamar para la entrevista, tiene cubierta la cara y solo muestra sus ojos, mantiene su arma debajo de la pierna, demostrando que se encuentra alerta todo el tiempo, atrás de la reportera, sus guardaespaldas están alertas todo el tiempo, uno de ellos juega con el botón de seguridad de su ametralladora.

Afirmó que como parte de su trabajo en ese territorio, cruza a Estados Unidos más de 300 kilos de cocaína, con valor de 15 millones, cada mes por la Riviera Maya.

Explicó que para que un cartel obtenga el control es necesario que las personas obedezcan, y si alguien no lo hace el lo asesina junto a toda su familia, indicó que ese punto del país es “zona caliente” debido a la división y falta de orden de los carteles, y por ello hay un gran número de asesinatos.

Aseguró que por parte de su grupo, está prohibido meterse con los turistas, que ellos no matan a los extranjeros, sin embargo, si un tiroteo se desarrolla en un lugar lleno de personas a ellos no les va importar quien este en medio.

Manuel declaró que los desmembramientos ocurren por una de tres cosas, por fuerte odio al enemigo, porque les gusta hacerlo, o por que quieren infundir temor al enemigo; aunque, dijo, “cuando estás en este negocio, no debes tener miedo”.

Calmado, declaró que, al volverse sicario de los carteles, se debe olvidar de su propia humanidad, “es como ser soldado, es un trabajo, o como los policías, disparan a alguien y duermen como bebés”.

“Al principio me incomodaba, algo me molestaba, era mi conciencia, pero después lo comencé a ver como lo que es, nadie va a sentir tristeza por mi o por mi familia, nadie va a sentir pena si me ve en la calle y me disparan, así que eso me hace sentir mejor con lo que hago, o al menos de esa forma me miento.”

Explicó que el interés por dominar Cancún y Playa del Carmen fue debido al fortalecimiento de la seguridad en la frontera norte, el cual hizo que los costos para cruzar cargamentos de droga aumentaran, por lo que al ingresar a esta parte del país se tiene el control de una nueva forma de cruzar los cargamentos a menor costo.

Declaró que no solo los cuatro carteles están en la lucha por el territorio, también combaten al cartel de la policía, pues son tan corruptos que no se puede confiar en ellos, y que como todos los demás buscan obtener una parte de todo el dinero que se saca de ese negocio.

Indicó que hay dos carteles más grandes que combatir y son la policía y el gobierno, que están tan corrompidos y continuamente buscan a los carteles para que los ayuden a eliminar a contrincantes o para que les den dinero.

Manuel afirmó haber pertenecido a las fuerzas armadas de Estados Unidos, y haber peleado en la guerra de Afganistán, aseguró que ese entrenamiento fue de mucha ayuda para convertirse en líder de cartel.

Luego de la explicación de Manuel de como dirigir un grupo delictivo que está en guerra, se puede deducir que la guerra por el territorio solo va a ir en aumento, generando cada vez más y más cadáveres resultado de esta lucha, además de que la policía y el gobierno no parecen tener una estrategia para combatir el crimen en la “Narco Riviera”.

Comentarios

Fuente
La Prensa
Etiquetas

TodoiRevista

Todoincluidolarevista.com es un medio electrónico que tiene por fin dar información veraz y honesta de lo que sucede en los ámbitos municipal, estatal y nacional.
Botón volver arriba
Cerrar