Las Hermanas Espirituales del Valle creen en los beneficios curativos de mariguana que hasta la cultivan, la cosechan y la explotan a través de diversos productos.

Esta congregación religiosa radicada en California, Estados Unidos, advierte que no tiene conexión alguna con la iglesia católica, aunque al ser abordadas por la CNN, Kate y Darcey mostraron atuendos similares a los usan las religiosas, además de llamarse hermanas.

Esta congregación se dedica a producir artesanalmente bálsamos, lociones y tintura, siempre, buscando “respetar la anchura y plenitud de los dones de la Madre Naturaleza al trabajar para reducir la brecha entre ella y las personas que sufren”.

Aseguran que sus productos contienen dosis mínimas de THC, el químico que propicia el efecto de droga; sus productos, dicen, “reducen la náusea, ‘previene los ataques’, disminuye la inflamación y ayuda a quienes padecen de ansiedad y depresión”.

«Nosotras, las hermanas preparamos medicinas durante los ciclos lunares, de acuerdo a conocimientos ancestrales. Somos activistas con la misión de curar al mundo”.

Comparte tus comentarios