Temprano levantó la muerte el vuelo
temprano madrugó la madrugada…
Elegía
Miguel Hernández

El pasado sábado, víctima de una afección estomacal, murió en Cancún el maestro Raciel Román Valerio, un querido amigo. Su fineza de espíritu, su bondad, ya no adornan a Isla Mujeres, donde vivió por muchos años. Para no irse, como él quería, sus cenizas se integraron con las aguas de la bahía isleña. “Si no en paz, por lo menos descansaré en pez”, bromeó con sutileza en alguna ocasión. Él era un hombre alegre, de risa fácil.

Si bien periodista de oficio, la enseñanza era su pasión. En la escuela secundaria donde impartía clase de español, con sus propios libros dispuso una biblioteca para sus alumnos. Para él era falso el aserto de que en México se leyera poco. “Lo que falta es acercar la literatura a los muchachos; de hecho, el acervo del librero creció debido a las aportaciones de los jóvenes”, se jactó alguna vez. No hay en Isla Mujeres otra biblioteca.

Su hombría de bien lo identificaba. El suyo era un caminar pausado, sin prisa, en jubilosa templanza. El arte, la poesía, lo conmovían. Piedra de sol, de Paz, era uno de sus poemas. “¿De dónde creó tanta belleza?” se preguntaba. En camaradería, los versos y la cerveza lidiaban en una mesa a la que, de vez en vez, iba la música de Mago de Oz: “Si no hay pan para los tuyos, /y ves muy gordo al abad, /si su virgen viste de oro, /desnúdala.

En estos infaustos tiempos, nos mengua a todos la partida de un hombre de su bondad. “Nadie es isla en sí mismo; cada hombre es un pedazo de continente, parte de la tierra; si el mar se lleva un pedazo, toda Europa disminuye”, escribiera el poeta inglés John Donne, cuyos versos fueran tomados por Ernest Hemingway como epígrafe de su novela ¿Por quién doblan las campanas?, favorita del maestro isleño.

En el amplio patio de la Secundaria Benito Juárez, con la asistencia voluntaria de sus alumnos, bajo el sol dominical y frente a la bahía que ahora le da cobijo, fue donde se le rindió el homenaje postrero. El edil Agapito Magaña, hizo la primera de las guardias que se hicieran en honor al maestro. De la autoría de Sergio Cárdenas y de Alejandra Flores, en la escuela se leyó la siguiente semblanza:

“Raciel Román, llegó a Quintana Roo por ahí de 1987, un año antes del Huracán Gilberto, cuando sus alumnos, los aquí presente, no había nacido aún. Acababa de salir de la carrera de Ciencias de la Comunicación en la Universidad Veracruzana, y dicho adiós a El Porvenir, su pueblo natal en Veracruz, donde ahora le esperan sus amigos de infancia y su familia, su gran y amorosa familia.

“Él contaba que el nombre de El Porvenir, aparece en los cuentos de Gabriel García Márquez, de Juan Rulfo, de Álvaro Mutis y de Elena Poniatowska, sus escritores favoritos. Esa pasión por la literatura lo llevó a ser el hombre culto que fue, el espléndido conversador que recordamos, el atinado analista, el extraordinario maestro que muchos de ustedes, sus  alumnos, y muchas otras generaciones atrás, saben que fue.

“Raciel, el ‘profe Raciel’, supo hacer justicia al significado de su nombre, pues Raciel significa: “el que ayuda por medio de la sabiduría” y vaya que lo hizo. Así se entiende la cantidad de amigos le han acompañado en su último recorrido por su isla, pues la hizo suya desde que, como reportero del Diario de Quintana Roo, caminó por su calles de arena para documentar la vida de la comunidad isleña.

“Raciel Román amaba ser maestro, desde 1989 se inició en la docencia, y pasó los últimos 26 años impartiendo clases. Pero no sólo era maestro, ya que su camino profesional fue muy amplio. Dirigió la Casa de la Cultura y fue también titular del área de comunicación social de varios gobiernos municipales insulares.

“Su formación académica y su gran pasión por la lectura le abrieron las puertas de esta escuela y en ella dejó parte no sólo de su vida, sus experiencias y sus conocimientos, sino también de su alma y sus convicciones. La secundaria donde él estudio se llama Nezahualcóyotl, el rey azteca poeta, y tanto gustaba de la poesía que gracias a su afán se siguen realizando los Juegos Florales de Isla Mujeres

“Cursó la educación preparatoria en un Instituto que se llama como esta escuela, Benito Juárez, y luego logró la licenciatura. Muchos de sus alumnos hoy son profesionistas y algunos ocupan altos cargos públicos o son empresarios. Él hablaba siempre de sus alumnos, de la confianza que les tenía. Sabía que querían y podían ser cada vez mejores, que tenían sueños grandes, y entendía que sus metas por ahora confusas, con la educación se irían poco a poco haciendo más claras”.

– – – – – – – – –

Este martes, en Isla Mujeres, el alcalde Agapito Magaña Sánchez, lanzará la convocatoria para el Premio Internacional Caribe-Isla Mujeres de Poesía 2015 que incluye no sólo a poetas de todas las naciones del área, siempre y cuando presenten sus trabajos en idioma español, sino también -lo que es en verdad novedoso- a los escritores radicados en la Península de Florida, en los Estados Unidos.

Para el edil, la sola ubicación de esta península justifica la invitación, por no hablar ya de los millones de caribeños que viven en ella. “Sobre todo, es digno de resaltarse que los aires políticos internacionales son otros, son de apertura, y esto avala también la expansión del premio a Florida, con independencia de que una aproximación de índole cultural con esta península vigorizaría su ya larga amistad con Isla Mujeres”, comentó.

El premio caribeño de poesía, continuación de los juegos florales isleños rescatados por este gobierno municipal, tiene una bolsa de tres mil dólares y la recepción de los trabajos será del 1 de junio al 15 de septiembre; el nombre del ganador será anunciado a principios de noviembre por el jurado calificador, integrados por destacados intelectuales, para un mes después entregar el premio y las menciones honoríficas.

Es digno de resaltarse que, por decisión del alcalde, esta edición del premio poético estará dedicada a Raciel Román Valerio, quien fuera uno de sus impulsores junto con Rubén Pérez, el director de Cultura del ayuntamiento isleño. En la organización del certamen también participan la Secretaría de Educación y Cultura de Quintana Roo y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

Comparte tus comentarios