Julián Santiesteban

Puerto Morelos INC.

Todo el mal que puede desplegarse en el mundo se esconde en un nido de traidores.» Francesco Petrarca 

Con apenas cinco años de existencia, el municipio de Puerto Morelos se ha convertido en el ejemplo más claro de lo que significa hacer negocios al amparo del poder, pues ha sido gobernado por una sola presidenta, Laura Fernández Piña, tiene menos de veinte mil habitantes y, sin embargo, desde ahora, ha concesionado los servicios públicos fundamentales por los próximos veinte años; es decir, las próximas siete administraciones municipales.

De acuerdo con el número 68 Extraordinario, del Periódico Oficial de Quintana Roo, de fecha 04 de mayo del presente año, desde el 14 de julio pasado, es decir, hace un mes, debió notificarse la adjudicación de la obra a realizarse en Asociación Público Privada denominada: “Unidad de Servicios Administrativos Puerto Morelos, consistente en un centro de atención a los ciudadanos, oficinas administrativas para la prestación de los servicios públicos del municipio.” En concreto, la construcción de un palacio municipal. La inversión aprobada será hasta por 60 millones de pesos, pero por el periodo del contrato, generará ganancias por más de 300 millones. Todo con costo a los ciudadanos. Faltaba más.

Pero casi a mediados de agosto, todo es silencio, el municipio nada ha informado sobre el resultado de la adjudicación, como tampoco ha dicho nada sobre el resultado de otra asociación público privada, por medio de la cual se realizará el denominado “proyecto para el desarrollo de un sistema integral de eficiencia energética y mejoramiento de la calidad del servicio de alumbrado público, con cobertura en la totalidad de la zona urbana de la cabecera municipal y en las principales localidades del municipio, incluidas las zonas turísticas”; es decir, se concesionó el alumbrado público también por veinte años, pero además se autorizó comprometer participaciones federales y derechos como el de saneamiento ambiental. ¿Que los diputados locales han sido cómplices? Evidentemente, eso ha permitido que Puerto Morelos sea el negocio particular de varios ex gobernadores, ¿nombres? Le suenan Félix González Canto y Joaquín Héndricks Díaz…y por supuesto, el innombrable “Niño Verde”, Jorge Emilio González Martínez; así, sólo mencionado de “pasadita”, de los terrenos que estos ilustres personajes se apropiaron hablaremos en colaboraciones posteriores.

Pero eso no es todo, el 16 de noviembre de 2016, cuando Laura Fernández Piña tenía mes y medio de haber asumido su primera administración, el gobierno de Puerto Morelos emitió un comunicado (ojalá no lo bajen para cuando usted lea esta colaboración: https://puertomorelos.gob.mx/comunicacionsocial/puerto-morelos-municipio-que-nacio-sin-ataduras-ni-concesiones-heredadas-laura-fernandez/) en el que recalcaba haber nacido “sin ataduras, ni concesiones heredadas”, al no reconocer a Aguakán como el concesionario del cobro de agua potable, e incluso destacaba la solicitud hecha a la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (CAPA) para crear el organismo municipal operador. Cinco años después de que el director de la para estatal, Gerardo Mora Vallejo, haya declarado en aquella fecha que estaban prácticamente listos para comenzar a operar, el funcionario ha revelado que fue el gobierno de Fernández Piña, en su segundo periodo de gobierno, el que canceló la creación de dicho organismo. ¿Por qué será? ¿Qué estímulo llevaría a la presidenta municipal a “rendirse” ante Aguakán? ¿Si Puerto Morelos no estaba obligado a reconocer la concesión, por qué lo hizo? Estos cuestionamientos surgen a partir del nuevo comunicado del ayuntamiento, en el que informan sobre la reunión más reciente de Fernández Piña con el director general de Aguakán, Paul Rangel Merkley, para revisar “millonaria inversión para ampliar la infraestructura hidráulica” … ajá.

Repite el escribiente, Puerto Morelos, un municipio con menos de veinte mil habitantes, ha comprometido los próximos siete gobiernos municipales, por los “apetitos” de su primer gobierno constitucional. El reto será ahora para Blanca Merari Tziu Muñoz, llegará para consolidar los proyectos de Laura Fernández Piña, o intentará rescatar el futuro comprometido por la rapiña de quienes hacen de los presupuestos públicos, fortunas privadas? Estaremos atentos. Por cierto, daremos seguimiento en los siguientes días para conocer a los “ganadores” de los proyectos en cuestión, en este que es el municipio-empresa más joven de Quintana Roo; porque son tan sólo ejemplos de la “repartición” que hasta ahora han hecho…con razón crearon el municipio.

COMENTARIO MORBOSO 

La crisis que vive el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) por estos tiempos, parece que tiene nervioso a más de uno en Quintana Roo, pues los resultados de los comicios del municipio de Solidaridad aún están “en el aire” y hay quien aseguraba que ya había “platicado” sobre la necesidad de que se resolviera en uno u otro sentido. Recuérdese que todos los juicios y recursos interpuestos ante la Sala Regional Xalapa y que lleguen incluso a Sala Superior, deben estar resueltos antes del 30 de septiembre, fecha en que deberán tomar protesta los nuevos alcaldes y alcaldesas quintanarroenses, pero también para esa fecha debe elegirse al nuevo presidente de ese órgano jurisdiccional. ¿acaso será que, en esta ocasión, las resoluciones pendientes tendrán como componente único la legalidad? ¿será que los favorecidos de antes, serán las víctimas del mañana? Como notará el lector, los más grandes conflictos nacionales, tienen su influencia en el ámbito local. ¿Lily Campos Miranda o Laura Beristain Navarrete? Parece que la moneda, ahora sí, está en el aire, y todo por una disputa interna; así se observa desde aquí, A Tiro de Piedra. Nos leemos en la próxima.

Comparte tus comentarios

Julián Santiesteban

Periodista. Nacido en Parral, Chihuahua. Quintanarroense por decisión,bohemio de afición y franco aun con el riesgo que implica.
Botón volver arriba