Huachinango, Puebla.- Una niña de 11 años de edad sufrió quemaduras de segundo grado en sus pies, luego de que su padrastro le arrojó agua caliente como castigo por no cumplir con la “cuota” de dinero por la venta de chicles y dulces, en la ciudad de Huauchinango.

Según medios locales, los hechos se registraron el pasado 10 de mayo, en la colonia Chapultepec, cuando la niña regresó a su casa sin la “cuota” necesaria, por lo que la madre pidió al padrastro que la castigara “para que aprendiera”.

Tras recibir la orden, Eduardo “N”, de 55 años de edad, roció agua hirviendo en los pies de la niña, provocándole quemaduras de segundo grado.

Vecinos reportaron los hechos a los elementos de la policía municipal, quienes arribaron al lugar, trasladaron a la pequeña a un hospital de la localidad y detuvieron a la pareja.

La pequeña, quien ya fue dada de alta, quedó bajo el resguardo del DIF Municipal.

Comentarios