Quintana Roo

“No se protege a nadie»: Carlos Joaquín sobre la muerte de Leonardo en Xenses de Xcaret

A casi 10 días del fallecimiento del adolescente Leonardo, quien se accidentó en el Parque Xenses del Grupo Xcaret, el gobernador de Quintana Roo, Carlos Joaquín González, rechazó que se encubra “algo o alguien” y aseguró que la empresa tendrá que responsabilizarse por el accidente registrado en sus instalaciones el 27 de marzo pasado.

“De ninguna manera, y lo digo categóricamente, se cuida algo o a alguien; aquí no hay impunidad (…) no se protege, ni se cubre a nadie”, afirmó esta noche, al abordar el tema por primera vez públicamente.

El jefe del ejecutivo, quien dijo que ya tuvo oportunidad de hablar telefónicamente con el cardiólogo Miguel Ángel Luna Calvo -padre de la víctima- dijo que entiende su dolor y consideró que, en general, “hay comentarios desproporcionados” sobre el accidente.

Expuso que el Grupo Xcaret cuenta con programas de seguridad “muy importantes” y que durante los años de operación en que ha recibido a millones de visitantes, algo similar no había sucedido.

No obstante, reiteró que tendrá que hacerse responsable por lo ocurrido y revisar sus protocolos de seguridad y actuación.

“Hubo un accidente y por supuesto tendrá que haber responsables en el tema”, expresó, al señalar que las investigaciones continúan, pero “tampoco se vale hacerlo fuera de la ley”.

El adolescente de 13 años fue succionado por un filtro de agua, cuya cubierta no se encontraba en su lugar, debido a labores de mantenimiento que, según la compañía, no fueron autorizadas.

El error humano derivó en el fallecimiento de Leonardo, el 28 de marzo, en una clínica privada ubicada en Playa del Carmen.

El tema se hizo público por Luna Calvo, quien dio a conocer una serie de anomalías e irregularidades en torno al manejo del accidente.

El cárdiólogo, originario de Durango, reprochó que el parque carecía de equipo necesario para atender a su hijo, que la ambulancia y el hospital, tampoco contaban con especialistas y que en la vicefiscalía de Quintana Roo, en Playa del Carmen, fue presionado para otorgar el perdón legal a la empresa, a cambio de que le entregaran el cadaver del niño, además de negarse inicialmente a tomarle la declaración de hechos.

Joaquín González manifestó que luego del fallecimiento del menor, “todo se ha hecho” a través del gobernador de Durango, José Rosas Aispuro, de la Fiscalía de aquella entidad y de la Fiscalía de Quintana Roo, mediante solicitudes de colaboración, que no precisó.

“De ninguna manera se está protegiendo a nadie, ni se está protegiendo en ninguna forma”, sostuvo, al añadir que lo conversado con Luna Calvo “dista mucho de lo que se dice de manera mediática”.

Comparte tus comentarios