Psicología

No es de locos ir al psicólogo

La psicología en ciencia de la mente (no medicina de la mente), el psicólogo clínico se centra en la prevención, diagnóstico, rehabilitación y tratamiento de las alteraciones de la personalidad.

En un mundo loco, solo los locos están cuerdos “ Akira Kurosawa

Ir al psicólogo/a, en algunos lugares de Europa, y muy acentuadamente en España, así como en numerosos países Latinoamericanos, ha sido, y aún es, casi sinónimo de “estar loco”.  Cierto que cada vez la gente acude más a la consulta psicológica, la comprensión de que para asistir al psicólogo/a hay que estar bien cuerdo, ha contribuido mucho a ello. Cuando la gente tiene una preocupación, dudas, la cabeza tambaleante, un mundo que se les desmorona, cuando vivir duele y asusta, dar el primer paso para cruzar el umbral de la consulta es un acto de gran valentía. No. No hay que estar muy mal, ni siquiera mal, para acudir a una psicóloga o a un psicólogo – he leído en algún lado – y ciertamente es así. La psicología en más que terapia.

Estar deprimidos no es estar locos. Estar tristes o perdidos no es estar deprimidos. Sufrir mentalmente no es estar al borde de una enfermedad mental. De hecho, la psicología, en su esfuerzo de superar el compartimento estanco de lo clínico, ha venido a demostrar, en numerosos casos, la relación de los niveles de depresión o ansiedad, con la frustración de las expectativas y la carencia de integración social.

Hace tiempo un amigo médico me comentó: Si sales a la sala de espera, y si la gente no tuviera pudor a confesar la verdad, y pidieses que levantase la mano quién se sienta solo o sola; si no la mitad, muchos y muchas lo harían. ¿Qué remedio tiene la medicina contra eso?- acabó preguntándome o preguntándose mi amigo. Y es que los pacientes llenan los ambulatorios y consultas de medicina general aquejados de melancolía, de dolencias como la tristeza, o una racha encadenada de altibajos.

No hay psicólogos, ni nadie, que escuche a esos niveles de la atención a la salud. Los médicos de cabecera tiran de ansiolíticos o placebos para sortear la situación, la falta de tiempo de atención y precaria formación psicológica. Casi un 49% de las visitas a los centros de atención primaria tienen que ver con los efectos perversos y somáticos de esas situaciones, básicamente trastornos de ansiedad y estrés.

ir al psicologo no es de locos. Pero la psicología no ha acabado de calar en una gran mayoría de la población. Las creencias falsas sobre esta ciencia tienen mucho que ver con esta realidad. La psicología en ciencia de la mente (no medicina de la mente), el psicólogo clínico se centra en la prevención, diagnóstico, rehabilitación y tratamiento de las alteraciones de la personalidad. Hoy, sabemos, que considerar la psicología desde esa perspectiva, exclusivamente, es reduccionista. Los psicólogos y psicólogas tienen por delante un enorme horizonte de ayuda a las personas más allá del binomio salud – enfermedad. La psicología ha de estar en la salud, en el bienestar y en la calidad de vida de todas las personas, enfermas o no.

Comentarios

Etiquetas

Blas Ramón Rodríguez

Psicólogo. Especialista en Medicina Psicosomática y Psicología de la Salud, experto en intervención psicológica en Diversidad Funcional y Trastornos mentales, Master en psicología del trabajo, por las Universidades de Barcelona, Ramon Llull, San Jorge, UOC, de Las Palmas de Gran Canaria. Escritor y divulgador científico en diferentes medios de comunicación. El propósito de su actividad profesional, científica, divulgativa y literaria, es poner al alcance de cualquiera la psicología como elemento esencial para la mejora de la calidad de vida.
Botón volver arriba
Cerrar