Ana Ledesma Canaán

Mucho por hacer en la cultura del envejecimiento

A diferencia de muchos otros países, en México la población de 60 años o más es un sector social y económicamente vulnerable; se estima que cerca del 47 por ciento vive en pobreza, y entre 20 y 30 por ciento sufre violencia física, psicológica, económica o abandono, según datos que emite la UNAM.

Para 2050, la esperanza de vida de los mexicanos será de 85 u 86 años, aunque el hecho de vivir más, no implica que la calidad sea mejor. Desafortunadamente, el entorno y contexto de las personas de la tercera edad en la república mexicana no es favorable. Cerca del 8.9 por ciento de la población –unos 10 millones de personas– son ancianos, pero en el 2050 representarán casi el 30 por ciento.

Aunque en los últimos años se ha invertido en organismos gubernamentales y no gubernamentales para su atención, no es insuficiente dado el tamaño de esa población tan vulnerable.

La necesidad ha llevado a las personas de 60 años o más, a ubicarse en empleos con jornadas incompletas, así como en trabajos que exceden las 48 horas semanales, con una remuneración mínima. Lo que lleva a insistir, en la importancia de  trabajar en la cultura del envejecimiento, de lo contrario, prevalecerá el problema. La vejez no es una enfermedad, ya que todos, por naturaleza, pasamos por esta etapa; aunque la fuerza física disminuye, los ancianos no son frágiles, están dotados de una gran riqueza de aprendizajes, gracias a su experiencia. Se requiere avanzar en el respeto de sus derechos humanos, relacionados con su cuidado y no abandono, así como la prevención de la violencia; es un sector de la población que necesita motivación, confianza y  autoestima.

El maltrato a los adultos mayores es un problema de salud pública que afecta a casi dos de cada diez personas mayores de 60 años en el país. Gran problema  le será heredado al Lic. Andrés Manuel López Obrador.

Todos vamos para allá, al tiempo…

Los invito a seguirme en redes sociales: Twitter @cafe_canaan Facebook: Ana Ledesma Canaán.

Esta columna se publicó en el periódico Quintana Roo Hoy el día 30 de agosto del 2018

Comparte tus comentarios