Psicología

Momentos

El tiempo arrebata el alma de las personas, de las cosas y va deteriorando su ser

Puedes cerrar los ojos a la realidad pero no a los recuerdos. Stanislaw Jerzy Lec.

La vida es una larga carrera que debemos correr de punta a punta, como un juego de muchos tiempos, en los que a veces ganamos y nos sentimos seguros y otros en los cuales estamos conscientes de haber perdido y nos sentimos tristes y abatidos. No sabremos nunca la extensión total de nuestra prueba, lo que si podemos estar seguros es que si estamos vivos es porque todavía falta camino por recorrer, no importa cual haya sido el tropiezo con el que nos hayamos enfrentado, vamos a estar claros que como ese habrá otros, pero que también habrá momentos de felicidad y de tranquilidad y que por sobre todo no debemos parar, no debemos darnos por vencidos, debemos luchar hasta el final, porque siempre debemos sacar aprendizaje de las derrotas, de las contrariedades, siempre las habrá, unas veces ganamos y lo disfrutamos y lo celebramos y otras perderemos y entonces sufriremos y conoceremos la soledad

Ay que cuidarse del tiempo, porque es un asesino del presente. Un asesino preciso. Que no descansa, no tiene escrúpulos, constante, el tiempo mata lentamente el presente y lo hace suyo convirtiéndolo en pasado. Y lo hace una y otra vez, velozmente, sin tiempo para parar el tiempo. Y cuando vamos a darnos cuenta, vemos que ya ha pasado nuestro tiempo. Desconfiemos de él. No nos dejemos atrapar por su fácil y sutil manipulación porque el tiempo es implacable, desalmado, no atiende a ruegos, todo lo quiere para él.

  El tiempo arrebata el alma de las personas, de las cosas y va deteriorando su ser. Los objetos, el paisaje, los sentimientos, todos son víctimas de su constante avanzar. Por eso vamos a tener que aprender a detener el tiempo. Es una tarea ardua y nada fácil, pero lo conseguiremos. Vamos a detener el tiempo recordando momentos, instantes y sensaciones que solo se vivirán una vez, vamos a detener el tiempo llenando nuestra memoria de lo mejor de cada situación, vamos a detener el tiempo agradeciendo a la vida, en ese instante el devenir perderá todo su poder destructivo y se transformará en algo benévolo, afable, cómplice y creativo. Son mágicos momentos en donde, libres del paso del tiempo, todo lo que es imposible se hace posible, pero teniendo cuidado de entender que detener la vida es estancarnos en un momento y limitarnos de seguir viviendo.

 Hay recuerdos que el tiempo no borra. El tiempo no hace la pérdida olvidable, solo superable. Cassandra Clare

 Justo en ese momento en que creemos todo va de mal en peor y pensamos que hemos pasado ya suficiente, empezamos a darnos cuenta de lo que realmente somos. Es justo este el momento en que algo dentro de nosotros se enciende y nos comienza a cambiar, porque es justo el momento en donde vemos nuestra verdad y de que estamos hechos, Si no somos capaces de verlo, seguimos chocando con los mismos muros y rodando por los mismos lugares, hasta encontrarnos. Y es ese mismo sufrimiento el que nos obliga a crecer, porque debemos cambiar, porque debemos aprender ya que si todo fuese sencillo tal vez nada aprenderíamos, es por esto que las situaciones difíciles son parte de la vida y son ellas mismas las que nos llevan a crecer, es cuando descendemos a los infiernos cuando nos obligamos a subir.

No temamos, conocemos lo duro del camino, conocemos el frio, la distancia y la soledad pero sobre todo sabemos que sobre el cielo gris hay un sol enorme, que está esperando a salir en el momento preciso, no tengamos miedo, de esta y de todas vamos a salir, así que aceptemos nuestra imperfección y respetémosla, para que nuestro cielo deje de ser gris y podamos ver salir el sol todas las mañanas, porque  en momentos críticos, es suficiente cualquier pequeño impulso para conseguir grandes metas. Son estos momentos, los momentos claros, los verdaderamente importantes tanto a nivel personal como colectivo. 

A veces no conoces el verdadero valor de un momento hasta que se convierte en memoria. Dr. Seuss.

En cambio hay momentos oscuros, momentos que los que hagamos lo que hagamos, y aunque nos esforcemos de sobremanera, siempre terminamos en el mismo sitio donde empezamos. En los momentos claros y los momentos oscuros tienen mucho que ver el azar, con la teoría del caos, con los momentos, con el sueño de una persona en Madrid que no deja dormir a alguien en Pekín.

Lo único seguro es que todavía falta mucho camino por recorrer, el tiempo nos llama cada mañana cuando el sol aparece en el horizonte, y nos anima a levantarnos, a continuar, a seguir luchando, no abandonemos, cada día es una nueva oportunidad que se nos brinda para conseguir lo que queremos.

Cuando un loco ve su demencia, está a un paso de su cordura. Osho

Comentarios

Etiquetas

Armando Colmenares

Abogado litigante y profesor universitario. Eternamente irreverente, coach motivacional. Creyente del empoderamiento. Autor del blog matkubblog.wordPress.com.
Botón volver arriba
Cerrar