La semana que concluye deja importantes lecciones en política que marcan la agenda al país de un nuevo régimen; si el movimiento de 1968 marco un “parte aguas” en el manejo del sistema político mexicano  (palabra preferida por los analistas de la época), sin duda los últimos eventos marcarán otro punto de inflexión en el cambio de régimen de Gobierno.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación aprobó con 6 votos a favor y 5 en contra declarar constitucional la consulta nacional para saber si los ciudadanos quieren o no llevar a juicio a los expresidentes Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña Nieto. Los magistrados modificaron la redacción para omitir la palabra expresidentes y nombres completos de los destinatarios –por supuesto- debían descafeinar la pregunta inicial quizá en el entendido de quitar fuerza a la acción propuesta y defendida por el presidente López Obrador; no olvidemos que solo tres magistrados (de once) son de abierta simpatía por Andrés Manuel, los otros ocho fueron nombrados, propuestos o electos  -llámele como guste-  precisamente por los expresidentes en cuestión, tienen fuertes ligas incluso familiares con sus padrinos políticos. 

Sin embargo la naturaleza originaria de los 8 magistrados solo pesó para cambiar la redacción. (Con lo que al final veremos que se dieron un balazo en la rodilla)

¿Cómo era la redacción? 

Así: “Está de acuerdo o no con que las autoridades competentes con apego a las leyes y procedimientos aplicables, investiguen y en su caso sancionen la presunta comisión de delitos por parte de los expresidentes Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, antes, durante y después de sus respectivas gestiones”.

¿Cómo quedó la redacción de la pregunta ahora?

Así: Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes con apego al marco constitucional y legal para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas”.

El texto descafeinado –por así decirlo-  omite también las palabras “investigue y en su caso sancione” (…) “comisión de delitos”,(…) “antes, durante y después”  es cierto una redacción de perogrullo, simplista y con toda la intención de amortiguar el asunto; los ocho magistrados solo pudieron hacer eso, pero consideremos que lo obvio es claro y contundente, la consulta ya es constitucional y está dirigida  al pasado inmediato, los últimos 30 años del ejercicio del Poder Ejecutivo. 

La nueva redacción abre más posibilidades; llevar a cabo acciones pertinentes (crear fiscalías especiales o Comision(es) de la verdad); “proceso de esclarecimiento, decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos; aquí abre otra ventana de oportunidad y posibilidades para que el esclarecimiento toque no solo a los expresidentes sino a más de ello a sus cómplices o coautores de delitos porque al final menciona que se garantice justicia y derechos de las víctimas, es decir habrá que abrir e integrar todos los expedientes que el ministerio público tiene en contra de esos brillantes personajes a lo largo de todo el territorio nacional. Incluso abre la posibilidad de revisar la actuación de los mismos magistrados  que en su momento actuaron en contubernio con el presidente que lo hubiera encumbrado.

México se prepara con esto para una verdadera catarsis, los conspicuos magistrados multimillonarios que tenemos queriendo ayudar a detener el desprestigio de los expresidentes que los encumbraron envenenaron el huevo.

No sólo ya no habrá nunca más borrón y cuenta nueva; nunca más como cada sexenio nacerá una generación de multimillonarios; nunca más un presidente –bajo pacto secreto- protegerá al presidente saliente a sus amigos íntimos, socios y familiares como ocurrió con una generación del siglo pasado. No más burlas de un poder omnímodo que ejercía el presidente de la República. 

A partir de este cambio muy sustancial la República ya no volverá a ser la misma; solo es un tema, hay muchos más, el tema espinoso de las relaciones entre dos poderes; el Ejecutivo y el judicial, se va decantando y el ciudadano, los ciudadanos se van empoderando cada día más para llegar a convertir a nuestro país en un lugar más civilizado, más justo.

Posdata: ¿Cómo fue el voto de los ministros millonarios y quién los encumbró?

Así: 

Arturo Zaldívar, ministro presidente: Constitucional Felipe Calderón
Juan Luis Glez. Alcántara Carrancá: Constitucional  AMLO
Margarita Ríos Farjat: Constitucional AMLO
Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena: Constitucional Felipe Calderón
Yasmín Esquivel Mossa: Constitucional  AMLO
Alberto Pérez Dayán: Constitucional  Felipe Calderón

Javier Laynez Potisek: Inconstitucional  Enrique Peña Nieto
Jorge Mario Pardo Rebolledo: Inconstitucional Felipe Calderón
Fernando Franco González Salas: Inconstitucional Vicente Fox Quezada
Norma Piña Hernández: Inconstitucional Enrique Peña Nieto
Luis María Aguilar: Inconstitucional Felipe Calderón 

5 de Felipe Calderón; 3 de AMLO; 2 de Enrique Peña Nieto y 1 de Vicente Fox. Con la anterior información saque usted sus propias conclusiones. 

Quienes aún no quieran ver…

 

Gracias por su lectura y recomendaciones en twitter y facebook

 

@raulcaraveo

Comparte tus comentarios