Raúl Caraveo Toledo

México; del Estado fallido al Estado autista

Un pésimo diagnóstico de la violencia generalizada en algunas regiones del país, por el problema del crimen organizado y el narcotráfico, entrelazado a los intereses de la clase política mexicana llevaron a tomar medidas erróneas durante las administraciones de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto; los dos expresidentes y el actual presidente solo contemplaron mejorar las condiciones de su grupo político, son reducidas  sus familias que no desean .alterar sus estado de confort y enriquecimiento permanente; así hacen alianzas convenencieras entre ellos sin importar el partido o el grupo, lo importante es mantenerse en el poder económico y político de la nación. No tienen ninguna ideología que no sea la depredación.

Eso es lo que significa una plutocracia, es el triste caso de nuestro país de las últimas décadas, los gobiernos de los hijos y nietos de los poderosos que sin ningún mérito ascienden al poder apenas saliendo de la lactancia, gobernantes que rondan los treinta años de edad como máximo.

La generación de estos cachorros de la Revolución Mexicana no dieron el nivel que se   requería para enfrentar los problemas locales que luego se fueron volviendo nacionales; el narcotráfico, la corrupción, la impunidad, el asesinato a periodistas, el saqueo de los bienes de los Estados de la República, la venta indiscriminada de los bienes nacionales por medio de reformas amañadas, en fin, una lista sin final. Todos, todos los problemas crecieron sin comparación con la historia

Primero fue el Estado fallido, luego el narco Estado, para finalmente llegar a la ausencia de Estado. Ese es el panorama de México, regiones donde la policía y el ejército no pueden entrar, no pueden con el problema del robo de la gasolina de los ductos de PEMEX pues hay muchas personas de la paraestatal y del sindicato petrolero, de las autoridades locales y municipales cómplices. No pueden con los Gobernadores y Ex Gobernadores prófugos por la complicidad en el pago de campañas políticas incluso del mismo Presidente de México. Y así con todos los problemas, no puede el equipo gobernante, las autoridades con la resolución de los problemas porque se han convertido en parte-esencia del problema.

La única forma de callar la verdad que muestra la cruda realidad al mundo es matando a los escritores y periodistas, solución simplista. Considerar la corrupción como un elemento cultural propio del mexicano es otro grandísimo error. Creer que contando con el apoyo de algunos medios de comunicación y comunicadores, líderes de opinión, editorialistas, escritores e intelectuales orgánicos al servicio de ese Estado van a poder salir de la crisis a que hemos llegado es también un error. Creer que la CONAGO, conferencia de gobernadores corruptos podría servir de algo diferente a blindarse y protegerse para saquear más al País, es un error. Creer en tantas agencias burocráticas que empantanan investigaciones o se proponen falsamente resolver algo es embarrar más el estiércol. Quizá muy pronto  la próxima reunión de la CONAGO se efectúe en el interior de una prisión de alta seguridad, Almoloya tal vez.

Cuando consideramos que la situación ya no puede ponerse peor, entonces nosotros estamos en un error; porque  la situación empeora aún más. Que el desencanto y el enojo de los millones de mexicanos que padecen todos los días la injusticia, amenazas, incertidumbre y agravios de una sociedad decadente no se transforme en una simple indiferencia y desdén.

Si la respuesta social de los mexicanos proactivos, indignados, encabronados no se da en un tiempo breve, la nación como la conocimos; el proyecto de Nación que estudiamos en los últimos cincuenta años ya no será viable. Nos van a robar lo que más cuidamos en doscientos años.

Hace unos años en una mesa redonda de amigos en Chicago luego de horas de discusión tristemente llegamos a la conclusión que la debacle de nuestro país -en aquel entonces- se dirigía a perder todas las fortalezas que nos mantenían como Nación, bajo el objetivo de ser entregados en cuerpo y alma al vecino poderosos del norte, a los Estados Unidos. Llegaría al momento que saldríamos a suplicar el rescate por parte de aquel gobierno.

Las respuestas y posicionamientos oficiales frente a los problemas hoy nos dan la verdadera imagen de un Estado ausente, autista; cuyo Gobierno se repliega en sí mismo, repetitivo, estereotipado.

Sin embargo no pierdo la confianza y fe.

Comparte tus comentarios
Etiquetas

Raúl Caraveo Toledo

Raúl Caraveo Toledo es licenciado en ciencia política por la UAM, ex catedrático de las Facultades de Psicología y de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana, ha sido analista de estudios económicos de PEMEX y Consejero electoral del IFE-INE de Quintana Roo de 2005 a 2015, ex asesor de la XIII legislatura de Quintana Roo, Conalep Quintana Roo, escribe para www.sdpnoticias.com www.gobernantes.com www.revistadigitalqr.com.mx www.todoincluidolarevista.com www.tmj.mx www.laprensaus.com www.eldianewschicago.com
Botón volver arriba
Cerrar