Raúl Caraveo Toledo

México 2017 encrucijada de un sistema político obsoleto

El próximo  domingo 4 de junio habrá elecciones para gobernador en el Estado de México, Nayarit y Coahuila, en el Estado de Veracruz se elegirán 212 presidentes municipales; los cuatro Estados representan el 23.3% del electorado nacional, es decir una cuarta parte de los ciudadanos con derecho a voto de todo México.

La más grande elección por en número de votantes es el Estado de México con más de 11 millones trescientos mil ciudadanos, en ésta elección la contienda es entre dos personalidades; Enrique Peña Nieto y Andrés Manuel  López Obrador, así lo eligió el Presidente de México cuando asumió la conducción de la campaña de  su primo Alfredo del Mazo Maza, aspirante relegado en la anterior selección de Gobernador del Estado de México por obra  y gracia de Elba Esther Gordillo y Eruviel Avila Villegas (actual Gobernador del Estado de México)

Al encabezar la contienda el Presidente Enrique Peña Nieto encaminó lo que sería una elección importante hasta convertirla en la elección (no presidencial) más importante de las últimas ocho décadas, convirtió ésta elección de gobierno estatal en un referéndum  de su administración.

Hacer un referéndum de su administración a éstas alturas resulta altamente riesgoso, pero Peña Nieto es arriesgado, no le preocupó quizá apostar su muy poco capital político –aceptación- en beneficio o perjuicio de Alfredo del Mazo; son más los “negativos” que arrastra el presidente para los candidatos priistas. El capital político o patrimonio es el que atrae a los Gobernadores en activo, a los exgobernadores y a todos los funcionaros federales y programas de gobierno que fueron mostrados en la campaña de Alfredo.   Para bien o para mal, el domingo 4 lo sabremos.

En el caso del Estado de Veracruz la competencia electoral es entre Andrés Manuel López Obrador y Miguel Ángel Yunes Linares, en éste caso Enrique Peña Nieto no es actor principal, juega muy poco como referente, arrastra pocos negativos a los candidatos de Yunes Linares.

Eso demuestra la poca actividad de gobierno que ha desplegado Miguel Ángel Yunes, en Veracruz su principal preocupación es ganar los municipios para sus familiares y proyectar a otro familiar para que compita en la elección a Gobernador de Veracruz que se efectuará en 2018, ahí radica su fuerte, competir para restar popularidad a López Obrador y los candidatos de Morena en todo el Estado, por lo que continuamente reta, acusa y crea videos de personas de muy escaza honorabilidad o manda a lanzar huevazos a diestra y siniestra; es su estilo, su firma.

El partido de AMLO Morena obtuvo muy buenos resultados en toda la geografía veracruzana la pasada elección, hoy es un refrendo; los veracruzanos no están del todo convencidos de la detención de Javier Duarte de Ochoa y pronto se verá el resultado. Duarte de Ochoa se convirtió en un boomerang y no en un punto positivo que atrajera votos y lo prueba el hecho que Roberto Borge es hasta hoy una carta protegida a la cual no se le ha dictado orden de aprensión ni se le ha seguido investigando o profundizando; se esperaba que pronto sería expedida la orden de aprensión y se le detuviera –si se garantizara un efecto de atracción de votos-  pero al no haberlo sido con Duarte de Ochoa, resulta sumamente arriesgado jugarse esa carta. Si Roberto Borge no es detenido antes del cuatro de junio, no será molestado nunca jamás.

El pasado fin de semana  fueron los cierres masivos de las campañas mencionadas, el miércoles 31 es el último día de campaña, sin embargo los medios y  prensa oficialista no se detienen y para cualquier observador un poco experimentado de México que siga los comentarios de esos medios y prensa, las reacciones de la voz de éstos líderes de opinión hacia los radioescuchas, televidentes y lectores nos da una verdadera imagen de la intención atrás de sus palabras o comentarios, cuenta el tiempo y el énfasis de los temas. Medios y prensa oficialista demuestran altos niveles de parcialidad, inclinación hacia un candidato o encono en contra de otros.

Es muy sencillo, basta dar seguimiento a menos de una decena de programas de radio y televisión abierta, y podremos notar campañas sesgadas o subterfugio para detectar prensa vendida siempre al servicio de actores dominantes.

Si es así los pronósticos del domingo cuatro no son seguros ni halagadores para un amplio sector de los gobiernos tradicionales, de los grupos de poder dominantes o de las alianzas de partidos políticos  contradictorios.

El domingo cuatro de junio será la oportunidad para que una cuarta parte de los mexicanos defina el futuro inmediato de su realidad y con ello nos marque una coyuntura nacional. Ese domingo se verán muchas cosas –como cualquier referéndum- podremos palpar si a los mexicanos comunes y corrientes les agradó el aumento a los precios de las gasolinas de inicios de año; si a los mexicanos les agradaron las Reformas Estructurales; la venta y concesión de explotación de petróleo a familiares de conocidos políticos mexicanos; si es del agrado de los mexicanos media docena de ex gobernadores prófugos o sujetos a investigaciones por saquear sus Estados; si se avala casos de corrupción de Odrebrecht, OHL, La Casa Blanca, OCEANOGRAFIA, los casos de Moreira, Arturo Montiel, Tomás Yarrington, César Duarte, Guillermo Padrés. Javier Duarte de Ochoa, sin citar eventos como Aguas Blancas, Tlatlaya, Ayotzinapa, etcétera.

Gracias por su lectura y seguirme en twitter y facebook

Comparte tus comentarios
Etiquetas

TodoiRevista

Todoincluidolarevista.com es un medio electrónico que tiene por fin dar información veraz y honesta de lo que sucede en los ámbitos municipal, estatal y nacional.
Botón volver arriba
Cerrar