Reseñas

Manchester by the Sea: El mejor drama del 2016

Lee Chandler (Casey Affleck) es un solitario conserje de Boston que tiene que regresar a su natal Manchester tras la muerte de su hermano. Ahí recibe la noticia de que fue designado como el tutor de su sobrino Patrick (Lucas Hedges) de 16 años. Lee no sólo se verá obligado a decidir entre mudarse a Manchester o mover por completo el mundo de su sobrino, también tendrá que hacer frente a varios fantasmas de su pasado.

Desde su exhibición en el Festival de Cine de Sundance, en enero de 2016, “Manchester by the Sea” empezó a perfilarse como una de las favoritas al Oscar 2017. Originalmente esta cinta iba a ser protagonizada, dirigida y producida por Matt Damon (“Good Will Hunting”, “The Martian”), lo único que faltaba por conseguir era un escritor, por lo que Damon llamó al que es, en sus propias palabras, su escritor favorito, Kenneth Lonergan. Cuando él entregó el guion a Damon éste tomó la decisión de también darle la dirección a Lonergan, ya que consideraba que esta película era totalmente suya y en verdad tenía que dirigirla.

Cuando todo estaba listo para comenzar a grabar, el compromiso de Damon para protagonizar “The Martian” hizo imposible que éste pudiera aparecer en el film. Ante esto, decidió dejarle el papel protagónico a Casey Affleck –el hermano menor y, hasta hace unos meses, poco conocido de Ben Affleck- ya que ambos se conocían y habían trabajado con Lonergan anteriormente, además, Damon dijo que la única persona a la que le cedería un papel seria a Casey ya que era el mejor actor que conocía. 

Pero con un director y actor prácticamente desconocidos y con Matt Damon apareciendo sólo en el apartado de los productores muchos creyeron que este proyecto jamás conseguiría financiamiento. Para suerte de ellos (y de los que hemos podido disfrutar esta cinta) apareció Kimberly Steward, quien decidió financiar y producir este proyecto. Pero no sólo Steward confió en esta película: tras su exhibición en Sundance, Amazon, el servicio de streaming, pagó 10 millones de dólares por su distribución, algo que a la postre haría a Amazon el primer servicio de streaming en la historia en tener un film nominado a “Mejor Película” en los Premios Oscar.

“Manchester by the Sea” (Manchester junto al mar) tiene muchas cosas que la hacen extraordinaria, empezando por el guion de Kenneth Lonergan. El primer borrador del guion contaba una historia completamente lineal, algo que hubiera hecho a la película una especie de sinsentido o un drama sumamente convencional. En cambio, Lonergan nos cuenta una historia que va y viene en el tiempo, poco a poco vamos conociendo y entendiendo los porqué en el actuar de los personajes. Conforme la historia avanza nos vamos abriendo camino en la vida de éstos, lo que hace al espectador sorprenderse una y otra vez. Además, deja a un lado cosas típicas del género como los momentos predecibles y las escenas lacrimógenas.


La dirección, también a cargo de Lonergan, es buena, pero hay momentos en los que la inexperiencia de este hombre en la silla de director se hace presente.
La edición está un poco descuidada, aunque se agradece el hecho de no utilizar etiquetas como “años antes”. A pesar de esto y de lo discreta que llega a ser la dirección, Lonergan no sólo tiene el crédito de saber exactamente dónde poner su cámara, también logra escenas impactantes y a través de su lente consigue transmitir a la perfección los sentimientos y emociones de sus actores, inclusive llega a tocar fibras sensibles en el espectador.

“Manchester by the Sea” está protagonizada por Casey Affleck, quien no sólo nos entrega la mejor actuación de su vida, también, una de las mejores actuaciones masculinas de los últimos años. En un principio vemos a un hombre sumamente frío, sabemos que algo le pasa, que algo no lo deja estar a gusto consigo mismo, pero no sabemos qué. Esto tiene mucho mérito, es una actuación que va más allá de lo que podemos ver, involucra sentimientos y emociones sumamente profundas.

En otra situación Casey Affleck tendría el Oscar asegurado, pero este año hay dos asuntos que nos mantendrán a la expectativa hasta el día la ceremonia. La primera, el triunfo de Denzel Washington en el Sindicato de Actores (algo inexplicable para mí), ya que, a pesar de que Affleck se ha llevado el “Critics Choice”, el “Globo de Oro”, el “BAFTA” y un sinfín de reconocimientos de los círculos de cítrica, el Premio del Sindicato de Actores siempre será el más importante para predecir el ganador del Oscar.

La segunda, y tal vez la más influyente en los académicos al momentos de votar, son las acusaciones de acoso sexual en su contra por dos de sus ex compañeras, situación que quedo resuelta de manera extrajudicial (algo reprochable pero que no alcanza los niveles monstruosos de un abuso sexual o una violación, además de que esto nunca ha sido comprobado). Sería lamentable que La Academia decidiera a un ganador o perdedor por sus conflictos personales y no por su talento histriónico, el tiempo dirá. De todos modos, si quieren apostar, su servidor les recomienda hacerlo por Casey Affleck.

En el elenco también están Lucas Hedges y Michelle Williams. Hedges también da una muy buena actuación, por algo su nominación al Oscar como Mejor Actor de Reparto, no sólo es cumplidor en sus momentos dramáticos, también es gracioso cuando tiene que serlo y es el más cuerdo de toda la familia. Su personaje no es el de un joven cualquiera, está lleno de situaciones fuertes y profundas, y contrario a lo que se pueda pensar, no es el actor de reparto que está ahí sólo para hacer crecer al protagonista, el guion le permite brillas por sí solo.

Michelle Williams, también nominada al Oscar como Mejor Actriz de Reparto, aparece muy poco en pantalla pero hay dos elementos que la hicieron merecedora de su nominación. La primera, que su personaje es sumamente importante para la historia y es parte de la mayoría de las decisiones del protagonista. La segunda, que a pesar del poco tiempo en pantalla logra hacer de todo y hacerlo bien, tiene momentos graciosos, de enojo, donde es sensual, donde llora, donde perdona, ¡lo hace todo!

Los personajes no sólo están bien actuados, también tienen motivaciones claras y un arco de personaje bien definido, esto te permite empatizar con ellos.

“Manchester by the Sea” no intenta agradar a todos o ser políticamente correcto, simplemente nos cuenta una historia llena de drama pero que no se olvida de los momentos graciosos, es un verdadero relato sobre lo que es la vida. Le llega a adultos, jóvenes, padres e hijos por igual. Tiene personajes reales y la historia nunca decae, es emocionalmente arrolladora. Por esto, “Manchester by the Sea” es el drama del año (2016).  

“¿Realmente es cada 10 años que uno logra trabajar en una gran película como esta? No puede ser” –Casey Affleck.

Comparte tus comentarios
Etiquetas

Freddie Montes

Reseñas de películas de cinefilos para cinefilos
Botón volver arriba
Cerrar