Enrique Alfaro Ramírez, ingeniero civil de 47 años gobierna Jalisco desde el 6 de diciembre de 2018, antes fue diputado local y presidente municipal de Tlajomulco (2010-2011) y del municipio Guadalajara de 2015 a 2017; su padre fue rector de la Universidad de Guadalajara Enrique Alfaro Anguiano, que de joven presidio la FEG (Federación de Estudiantes de Guadalajara) de negro historial.

Enrique tiene como antecedente su pasado priista, en el que no cosecho ni un puesto de elección popular, en 2005 renuncia y pasa al PRD lo que le da resultados para ser diputado local; hoy es gobernador por el partido Movimiento Ciudadano  del veracruzano  Dante Delgado Ranauro. 

Sin pena ni gloria, es un político más con sobrada autoestima –otro enano del tapanco- que hoy aspira, igual que Felipe Calderón, a encabezar la “oposición” al régimen, parte de que no existe un  contrapeso similar a López Obrador y entonces su misión es denostar todo lo que éste diga y haga, contradecir y exacerbar los ánimos que lo posicionen, así empezó desde diciembre de 2018 y ahora ante la contingencia de Covid 19; el 20 de marzo pasado anunció un paquete de mil millones de pesos para apoyar la micro y mediana empresa, productores de maíz  e informales; todo mediante el endeudamiento con la banca privada. En menos de 18 meses Enrique Alfaro sumará 7 mil 500 millones de pesos en créditos, de esa cantidad  mil 600 se utilizará para enfrentar la crisis sanitaria y fueron solicitados en febrero y marzo. Éste endeudamiento no fue aprobado por el pleno del legislativo local. 

El afán crediticio del gobernador de Jalisco no es nuevo;  la primera deuda que contrató fue en diciembre de 2018 por 800 mdp de los que s e gastaron 600; en marzo de 2019 solicitó 5,250 mdp para obra pública cuestionada; para febrero Alfaro solicitó otro crédito quirografario a corto plazo que no requiere autorización del Congreso por 600 mdp bajo el argumento de falta de liquidez. 

El académico Ignacio Román Morales del ITESO dice; “por el pleito que tiene el gobierno estatal con el federal se corre el riesgo de llevarse entre las trancas a la población en términos de certeza sobre el COVID-19, el endeudamiento y la recuperación posterior; se acaba de endeudar con más de 5 mil millones de pesos ¿cómo podemos decir que un proceso de endeudamiento no afecta las finanzas? Todos proceso de endeudamiento implica el uso de recursos, hay que tener cuidado (…) Se tomaron decisiones de carácter local que pasan por encima del Consejo de Salubridad General. Es necesario que se coordinen porque está en riesgo la seguridad nacional en términos de salud” 

En menos de 24 meses –hasta el 25 de mayo- la administración de Alfaro Ramírez contrató ya más de 11 mil millones de pesos, es decir un 68% de lo que ya se tenía y pasó de una deuda con la banca de 19 mil millones de pesos a 30 mil millones.

Enrique Alfaro no está solo, un resentido veracruzano dueño del partido Movimiento Ciudadano, Dante Delgado Ranauro, con más experiencia y antecedentes es quien está atrás de Alfaro, alienta, promueve y menciona sentencias para coachear cualquier medida o declaración del gobernador.  Alfaro y Dante hacen responsable al presidente Andrés Manuel López Obrador de lo que hoy ocurre en el desgobierno de Jalisco; las protestas, quema de patrullas, manifestaciones, en fin. Todo a raíz de la última gota que derramó el vaso, brutalidad policiaca instigada desde el gobernador que resultó en el asesinato de Giovanni López.  

Dante ha manifestado su resentimiento en forma puntual en dos escritos en uno de los que incluso usa la amenaza cuando escribe; “En fin, fueron tantas vivencias, siempre de solidaridad contigo, que espero que no sea necesario hablar de las más comprometedoras.” https://terceravia.mx/2020/06/la-carta-publica-de-dante-delgado-hacia-andres-manuel-lopez-obrador/ 

Dante apoyo a López Obrador en 2006 y 2012, para antes del 2018 brincar al Frente de Ricardo Anaya como un más claro oportunismo que lo pinta de cuerpo entero, pues perdió y su carrera política terminó, hoy es senador aún y ya no será nada más, solo logró con  su partido ganar la gubernatura de Jalisco con Enrique Alfaro para desgracias de los tapatíos. 

El reagrupamiento de gobernadores del noreste del país, la conducta de Alfaro, Dante y algunos otros son el reflejo de la cakistocracia, similar a los “periodistas” o “líderes de opinión” de medios tradicionales que se ven desplazados, pierden influencia, privilegios y cualquier resquicio de poder para seguir siendo vigentes. Afortunadamente el mundo está cambiando y el país, México también. 

 

@raulcaraveo

Comparte tus comentarios