Reseñas

Logan: Hugh Jackman se despide de Wolverine a lo grande

Año 2029. En una especie de escenario post-apocalíptico los mutantes son cosa del pasado y a un envejecido, vulnerable, enfermo y alcohólico Logan (Hugh Jackman) no le queda más que ser el cuidador de un igualmente decaído Profesor Charles Xavier (Patrick Stewart). Pero Logan tendrá una nueva misión que consiste en proteger a una niña mutante llamada Laura (Dafne Keen).

“Logan” está dirigida por James Mangold (“Girl, Interrupted”, “Walk The Line”, “3:10 To Yuma”). Después del fracaso que significó “X-Men Orígenes: Wolverine”, Mangold tomó el proyecto de dicho mutante y se encargó de dirigir “Wolverine: Inmortal”, una película que, aunque seguía quedando a deber, logró superar lo hecho por su antecesora. Pero todas las cintas sobre Wolverine y los X-Men quedan por debajo del gran trabajo logrado ahora por Mangold en “Logan”, la cinta que significa el adiós de Hugh Jackman (según él) como el mutante más famoso del cine.

“Logan” tiene muchos puntos a su favor. Pocas veces vemos una película de superhéroes que se tome en serio a sí misma, que tenga un tono oscuro y que se sienta realista a pesar de que la fantasía viene inmersa en este género, y “Logan” cumple con todas estas cualidades.

La problemática que plantea “Logan” es muy real, deja a un lado los conflictos típicos e infantiloides de los superhéroes y se enfoca en la decadencia del ser humano, en el paso del tiempo y en lo difícil que es dejar a un lado los fantasmas del pasado. Aunque varias cintas de superhéroes ya habían apostado por desarrollar una historia y no sólo tener acción a lo bruto, pocas (o ninguna si exceptuamos a la trilogía de Nolan) pueden jactarse de haber logrado que sus diálogos sean verdaderamente interesantes y profundos como los que tenemos en “Logan”.

Y aunque la acción no es lo que predomina en este film, cada que una escena de este tipo llega es verdaderamente emocionante, violenta y sangrienta, lo que los fans de los superhéroes quieren ver. Además, las escenas de acción están muy bien dirigidas, no sólo son tomas abiertas, también tenemos a la cámara pegada a los protagonistas de la escena, algo que las hace mucho más realistas y convincentes.

El problema con “Logan” está en su segundo acto, lleno de diálogos que sí son buenos pero por momentos se sienten excesivos,  rompe un poco con lo que estábamos viendo en los minutos anteriores y también con lo que vemos después. A pesar de esto, todo el film está en un mismo tono y eso se aplaude y se agradece.

A pesar de todas las cosas buenas que tiene esta cinta me atrevo a decir que su principal fortaleza son los personajes, no sólo por cómo están armados, también por cómo están interpretados.

Ya conocemos el trabajo de Hugh Jackman como Wolverine, para muchos es más fácil identificarlo como el mutante que como el talentoso actor que es, esto gracias a que es el único que se ha puesto esas garras en la gran pantalla y a que parece que el personaje fue hecho a la medida del australiano. Pero a pesar de que Wolverine (ahora Logan) es un personaje a modo para Jackman, en esta cinta logra llevarlo a otro nivel, deja a un lado al mutante que sólo tiene que hacerse el fuerte y patear traseros para meterse en los zapatos de un hombre lleno de problemas y en decadencia. Ahora su actuación no sólo consistió en interpretar acciones, también emociones, es un trabajo mucho más íntimo y humano.

Siguiendo por la misma línea que Jackman, Patrick Stewart convierte a su personaje, el Profesor Charles Xavier, en un hombre con problemáticas mucho más humanas.

Quien también está impecable es Dafne Kenn, la joven actriz británica-española que interpreta a Laura, mejor conocida como X-23. Lo que hace en “Logan” significa su primer trabajo en la gran pantalla y a pesar de esto está estupenda. La pequeña tiene pocos diálogos pero logra transmitir su esencia a la perfección y consigue una interesante combinación que la hace ser encantadora pero al mismo tiempo toda una badass.

El resto del cast no lo hace mal, pero el gran trabajo de estos tres actores hace que los demás se vean algunos escalones por debajo de ellos.

La interesante mezcla de géneros –western, acción, aventura, fantasía-, los elementos antes mencionados en esta crítica, los conmovedores momentos y, sobre todo, el hecho de que el género de superhéroes nunca ha puesto la vara muy alta me permiten decirles que “Logan” es una de las mejores películas de superhéroes que se han hecho (sin tomar en cuenta la trilogía de Batman de Christopher Nolan que se cuece aparte).

Comparte tus comentarios
Etiquetas

Freddie Montes

Reseñas de películas de cinefilos para cinefilos
Botón volver arriba
Cerrar