Quintana Roo

La Prostitución, un cáncer difícil de controlar

Como toda frontera la zona sur del estado está expuesta a múltiples actividades electas y actividades que no tienen un control preciso de la autoridad. En este caso la prostitución se ha convertido en un cáncer, sobre todo por ser frontera de países como Belice y Guatemala donde los casos de VIH han ido en aumento y la presencia de algún tipo de control sanitario en los límites territoriales es inexistente. Por ejemplo el director municipal de Rastros y mercados, William Souza Calderón, señaló que son los propios locatarios del mercado “Manuel Altamirano”, en pleno centro de la ciudad, quienes fomentan y protegen la prostitución en sus alrededores.

FOTO REPORTAJE PROSTITUCIONEn este sentido la Secretaria de Salud del estado señaló que el problema de la prostitución es el clandestinaje, toda vez que es el que mayor riesgo representa para la población que paga por este servicio al no tener un control sanitario. Aseguró que los focos rojos son el sur y norte de la entidad, por ser en donde se concentra la mayor población de sexoservidoras. En el caso del sur es preocupante toda vez que muchas personas indocumentadas de Centro América principalmente de Belice, cruzan a través del Rio Hondo, a pesar de que este país tiene una taza alta de mortandad y casos de personas infectadas de VIH. Mientras que en la zona norte la demanda es mayor por la gran afluencia turística que tiene esencialmente Cancún,  por ser un destino mundialmente importante.

Cabe señalar que según estadísticas de la SESA existen en promedio dos mil mujeres que se dedican al oficio más antiguo del mundo. Pero últimamente las autoridades sanitarias han tenido conocimiento que ha ido en aumento el número de personas del sexo masculino que se dedican a vender o rentar su cuerpo, ocasionado que las enfermedades venéreas se puedan transmitir más rápido. Las limitaciones que tiene el sector salud del estado, son la falta de leyes para regular a las personas que se dedican a la prostitución.

“Ahorita el problema ya no es sólo mujeres, también hay hombres, transexuales dedicados a estas actividades”, revelo el titular de SESA.

La alta incidencia en la prostitución y promiscuidad masculina en la entidad, que no solamente compete a homosexuales o travestis, ocasiona que Quintana Roo se ubique como la entidad con más casos del virus de Inmuno Deficiencia Humana (VIH-Sida). El año pasado en la Península de Yucatán se detectaron poco más de 230 casos nuevos. Según datos del Centro Nacional para la Prevención y el Control de esta enfermedad (Censida) y de la Secretaría Estatal de Salud. (Sesa). De acuerdo a Red Positiva, que encabeza Roberto Guzmán Rodríguez, la necesidad es la principal causa de la prostitución y promiscuidad masculina, ya que en la mayoría de los casos los jóvenes realizan esta actividad como un “trabajo extra”, para poder completar para los gastos familiares. Además, que existe gente que se dedica a reclutar jóvenes de entre los 16 a los 19 años, a los cuales les ofrece trabajo como modelos, aunque en realidad son agencias de sexo servicio. La mayoría de los casos que se presentaron en Quintana Roo se confirmaron en las clínicas de la Secretaría de Salud, con 187; seguido del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), con 45; en el Instituto de Seguridad Social al Servicio de los Trabajadores del Estado (Issste), cuatro; y en instituciones privadas fueron 6.

La falta de atención sobre el hecho incrementa sus dimensiones de injusticia y de riesgo social. Son miles las inmigrantes sin papeles cuya condición de abandono y vulnerabilidad es aún más crítica que la ya de por sí precaria de las prostitutas mexicanas, quienes, en situación extrema y sin ninguna seguridad y protección de sus derechos más elementales, asumen, a menudo por hambre, el destino de la “vida fácil”. Lo peor del tema es que nadie se ocupe del asunto y que no haya investigación institucional ni acción pública al respecto.

A lo largo de más de 100 kilómetros a la vera del Río Hondo se encuentran sexoservidoras extranjeras en cualquier tugurio de mala muerte.  La prostitución no es una actividad que pueda detenerse, pero urgen programas para que quienes la practican dispongan de mayor información y protección física, moral y legal. Se estima que hay cerca de 18 mil prostitutas en Quintana Roo de quienes no se lleva control porque laboran de manera clandestina, sobre todo en negocios disfrazados como Spas, bares, hoteles, servicio a domicilio, casas de citas, entre otros.

Comparte tus comentarios
Etiquetas

Julián Puente

Julián Eduardo Puente Sánchez; es periodista y columnista de quintana roo desde hace 15 años. Ha trabajado en distintos medios de comunicación. Actualmente se desempeña como titular de la 2da emisión de Sipse Noticias Radio, coordinador del Periódico la Voz de Quintana Roo en la zona sur y director de comunicación social de la delegación del ISSSTE en el estado así como de colaborar para diversas páginas informativas.
Botón volver arriba
Cerrar