Reseñas

La Odisea: El cómo no hacer un biopic.

Basada en hechos reales. Con la ilusión de llevar a cabo investigaciones en aguas nunca antes exploradas, Jacques Cousteau (Lambert Wilson) se embarca, junto con su esposa Simone (Audrey Tautou), en una increíble aventura alrededor del mundo a bordo del barco Calypso. Pero Cousteau no sólo tiene la difícil tarea de hacer investigaciones y documentales a lo largo y ancho del planeta, también tiene que encontrar la forma de mejorar su relación con su hijo Philippe (Pierre Niney).

Jacques Cousteau no sólo dedico su vida a la oceanografía, también creó, junto a Emile Gagnan, el “Aqua Lung”, un dispositivo que permitía a la gente respirar libremente bajo el agua sin la necesidad de cables y tubos de suministro de aire desde la superficie; dicho dispositivo sigue vigente en la actualidad. Fue el primero en popularizar las películas submarinas, participó en la producción de más de setenta filmaciones por las cuales se hizo acreedor a dos Premios Oscar, una Palma de Oro, el Gran Premio del Cine Francés para la Juventud y numerosos Premios Emmy. En 1979 publicó un documento titulado “Carta de Derechos de las Generaciones Futuras” con el fin de alertar sobre los peligros a los que las futuras generaciones se enfrentarían ante el deterioro del planeta. Sin duda, la vida y obra de Cousteau son por demás interesantes, lamentablemente la cinta “La Odisea” no logra generar en el espectador justamente eso, interés.

El principal problema de “La Odisea”, y tal vez el único, es el guion; el asunto es que todo en él está mal. En ningún momento de la cinta queda claro que faceta de Cousteau se va a abordar, si la de investigador o la de hombre de familia. Y por supuesto que se podrían abordar ambas, el problema es que en este film, en vez de combinarlas, vemos por un lapso de tiempo su trabajo sin que se toque el tema de la familia y viceversa. Cuando se acuerdan meten la trama de uno de sus hijos, luego intentan generar conflicto alrededor de su esposa, al otro hijo no le pudieron crear una historia entonces sólo está ahí de adorno, luego saltamos a la vida en solitario del hijo, la cual sólo resulta un estorbo en la historia que se está contando, si es que hay una historia que contar. Además, ningún personaje tiene motivaciones claras y todo en la historia pasa “porque sí”.

Cuando un director decide hacer un biopic es porque la vida de una persona lo motivó a contar algo a través de su historia. En “La Odisea” no se dice nada, no hay una tesis, nunca encuentras que se quiso contar a través de la historia de este hombre. En un principio parece que tratan de dar un mensaje sobre la importancia de la familia pero rumbo al final trata, sin lograrlo, de ser publicidad pro-medioambiente, por lo que al final de cuentas no es más que un anecdotario sobre la vida de Cousteau bastante tedioso.  Y sí, todo esto también es culpa de los guionistas.

Y digo que el guion es el único problema de la película porque en todos los demás rubros sale muy bien librada. Todas las escenas acuáticas son sorprendentes, esto gracias a una buena dirección del francésJérome Salle aunado a un gran trabajo de fotografía de Matias Boucard. La banda sonora es espectacular, algo lógico al ver que corre a cargo de Alexandre Desplat, ésta logra estar al servicio de la historia y es sumamente importante para crear la atmosfera correcta a lo largo de las dos horas que dura el film. Las actuaciones son bastante correctas, sobre todo la del protagonista Lambert Wilson quien además tiene cierto parecido físico con Cousteau. El único que queda a deber, y mucho, en el rubro histriónico es Pierre Niney como Philippe, el hijo de Cousteau.

Comparte tus comentarios
Etiquetas

Freddie Montes

Reseñas de películas de cinefilos para cinefilos
Botón volver arriba
Cerrar