Julián Puente

La incredulidad……la otra pandemia.

PUNTO EXACTO

A pesar de los múltiples llamados de las autoridades de los tres niveles de Gobierno a la población de quedarse en casa, en la etapa más crítica de la pandemia por covid-19, han salido a las calles, rompiendo la cuarentena y a la par los casos positivos se multiplican. Pensar que el Covid-19 no existe y que está en marcha una conspiración del gobierno para matar personas es una creencia que no tiene desde luego sustento en la realidad, pero que por algún motivo echó raíces en las mentes de muchas personas y ellos no tienen la culpa ya que desde que nos enteramos de que en Veracruz le inyectaban agua a enfermos de cáncer la incredulidad creció.

Desde hace poco más de dos semana en Chetumal ha iniciado el aumento de los contagios porque hubo un valemadrismo de mucha gente que pensó que el pasado 1 de junio “la nueva normalidad” era saber que el virus desapareció como por arte de magia, de ahí la urgencia de que las autoridades de Gobierno estatal y las municipales refuercen de manera más estricta el llamado a la población a quedarse en casa, para que la curva pandémica no se dispare. si usted es un buen ciudadano, de los que sigue las reglas y ha hecho caso a las recomendaciones para no caer víctima del coronavirus, no tiene más que asomarse a la ventana de su casa para constatar que decenas, centenas y quizás miles de personas están ahí, en la calle, sin cubre boca ni sana distancia. Mucha gente desde el pasado 1 de junio anda en los parques, en las tiendas, restaurantes, etc., quizás como una especie de autoengaño, para hacerse la ilusión de que “no pasa nada”. Pero lo cierto es que desde que comenzó la crisis sanitaria por el Covid 19 nos hemos mantenido neciamente entre los estados con más contagios y muy posiblemente muertos por esta enfermedad.

Aunque parezca increíble aún hay muchos que comparten la idea de que está en marcha una conspiración asesina encabezada por un poder oscuro que intenta engañar a la sociedad bajo el pretexto de la pandemia, para perseguir objetivos de dominación política o ganancia económica. Hay desde los que aprovechan las redes sociales donde encuentran caldo de cultivo para despotricar contra las autoridades y tratan de revelar según ellos los secretos o falsedades de una pandemia en la que no creen, o hay quienes debido a su incredulidad no acatan las instrucciones de las autoridades sanitarias y siguen paseando, visitando familiares o haciendo reuniones en sus casas. Puede ser que esta gente no crea en la pandemia del coronavirus y sus fatales consecuencias, pero lo cierto es que su actuar es irresponsable ya que muchos pueden ser portadores asintomáticos y continuar infectando personas. Lo que conlleva a prolongar aún más el regreso a  la  normalidad de las actividades económicas, educativas y sociales.

La segunda enfermedad que existe en estos momentos en la población es la necedad, la incredulidad y propagación de las noticias falsas; en grupos de WhatsApp, las notas y mitos sobre las curas de la enfermedad son el sol de cada mañana. Tristemente somos un pueblo que no experimenta en cabeza ajena, no es suficiente el ejemplo de miles de muertos en otros países, en México o incluso en la capital del estado. Será difícil controlar a una población que se niega a acatar las normas que cuidan de su salud. Es indudable que el virus existe, que es posible contagiarse por estar en el lugar equivocado y sin un cuidado responsable. De lo que hay que dudar es de la capacidad de los ciudadanos para cuidar de sí mismos y de los demás. Es un acto de egoísmo, no solo para quienes nos rodean, sino para la propia existencia.

La incredulidad es un mecanismo de defensa, el miedo a saberse vulnerable y puede conllevar a escenarios como la pérdida del control o la ansiedad. En estos momentos será de suma importancia procurar y cuidar la salud mental para prevenir episodios de incertidumbre o angustia. Vivimos tiempos de crisis. La principal es sin duda la sanitaria y la económica  que tiene que ver con los empleos y los ingresos.  Si realmente queremos que todo acabe en el corto plazo debemos dejar de lado la incredulidad de una pandemia que es real, que está cobrando la vida de mexicanos todos los días. Para salir lo antes posible debemos seguir las recomendaciones de las autoridades, en la medida de lo posible #QuédateEnCasa. 

Comparte tus comentarios
Etiquetas

Julián Puente

Julián Eduardo Puente Sánchez; es periodista y columnista de quintana roo desde hace 15 años. Ha trabajado en distintos medios de comunicación. Actualmente se desempeña como titular de la 2da emisión de Sipse Noticias Radio, coordinador del Periódico la Voz de Quintana Roo en la zona sur y director de comunicación social de la delegación del ISSSTE en el estado así como de colaborar para diversas páginas informativas.
Botón volver arriba
Cerrar