El expresidente Enrique Peña Nieto fue el jefe de una banda criminal que participó en actos de cohecho y de traición a la Patria, y jugó un papel central en la comisión de delitos en el caso Odebrecht, consideró la Fiscalía General de la República (FGR) en la solicitud de orden de aprehensión en contra del que fuera el hombre más poderoso del sexenio, Luis Videgaray Caso. Así lo da a conocer el diario mexicano Reforma en forma exclusiva.

El periodista Abel Barajas, quien tuvo acceso a la solicitud de orden de aprehensión contra el exsecretario de Hacienda –formulada por la Fiscalía ante un Juez y que fue devuelta–, dice que en ese documento se considera que el expresidente “fue autor mediato de los delitos mencionados y los de carácter electoral”. Es decir, agrega, “que cometió los ilícitos utilizando como instrumento a Videgaray y a Emilio Lozoya Austin, exdirector de Pemex”.

Peña, dice en su consideración la FGR, se apartó del Estado de Derecho y utilizó el cargo para el que fue electo con el fin de delinquir. Con su actuar ilícito no sólo obtuvo beneficio personal sino procuró ‘también el beneficio de la empresa Odebrecht quien los había ya hecho objeto de cohecho, traicionando a la Patria con su mal desempeño’”.

Barajas cita a la solicitud de la Fiscalía ante el Juez: “Los hechos delictivos de cohecho y traición a la Patria surgieron por disposición de él mismo”. El documento dice que Videgaray actuó bajo instrucciones de Peña, entonces su jefe. “A instancias del Mandatario, dice el documento de la FGR, Videgaray distribuyó ‘de manera espontánea y por interpósita personas’ 121 millones 500 mil pesos a los legisladores panistas Ernesto Cordero y Jorge Luis Lavalle; al dirigente partidista Ricardo Anaya y al legislador priista David Penchyna Grub’”.

De acuerdo con el periodista, el delito de cohecho se configuró con las entregas en efectivo a los políticos panistas y priistas para obtener su voto a favor de la Reforma Energética. Y la traición a la Patria “habría ocurrido al impulsar las reformas estructurales para otorgar beneficios a empresas extranjeras como Odebrecht y que podrían beneficiarse del aprovechamiento y explotación de los recursos naturales que por mandato constitucional son propiedad de la Nación”.

Más adelante señala, citando el documento, que bajo el liderazgo de Peña, Videgaray y Lozoya funcionaron “como un Estado dentro de un Estado e implementaron una política de actos de corrupción”.

En el documento, Videgaray aparece como “autor material”. Pero, según el texto del diario, Peña fue “el orquestador y promovente de las acciones delictivas”.

Ayer, el Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que la Fiscalía “ya se tardó” con el caso de corrupción que vincula a la élite de Peña Nieto y Videgaray. Sin embargo, el Presidente también expresó su confianza en Alejandro Gertz Manero, el Fiscal General, quien ha sido criticado en distintas esferas porque a casi dos años de asumir su mandato no ha presentado casos importantes de investigaciones de corrupción, un encargo personalísimo hecho por el mismo mandatario mexicano.

“Tenemos que actuar con responsabilidad y tener confianza en el trabajo que está haciendo la Fiscalía. Yo aquí aprovecho para decir que le tengo confianza al Fiscal. Quisiera yo, pero entiendo que no es posible a veces, que se avanzara más rápido. Ahora sí que justicia pronta y expedita porque se están tardando, pero le tengo confianza al Fiscal”, dijo el Jefe del Estado mexicano. Llamó a Gertz Manero “un hombre íntegro y recto”, pero subrayó que “están tardando en la elaboración de toda la averiguación, toda la indagatoria, la presentación de los recursos ante los jueces”.

“Ya ha pasado tiempo, sin embargo, hay esa confianza que es muy importante. La justicia tarda, pero llega. En eso confío. También que no haya venganzas, que no haya juicios sumarios, que no se inventen delitos, que todo sea de acuerdo a la ley, que se presenten pruebas, que no sea un espectáculo, lo que hacían antes”, afirmó el Presidente mexicano.

El pasado 2 de noviembre, el periodista Carlos Loret de Mola dio a conocer en el sitio Latinus que la Fiscalía había solicitado una orden de aprehensión en contra de Luis Videgaray, pero que un Juez negó la orden de aprehensión e impidió que fuera detenido. La orden de aprehensión era por delitos electorales, cohecho, traición a la Patria y asociación delictuosa.

Antes, el 11 de agosto, se dio a conocer que Lozoya Austin había señalado directamente a Peña Nieto y a Videgaray porque, dijo, participaron y autorizaron la entrega de sobornos de Odebrecht a políticos mexicanos. “Hoy por la mañana, Emilio ‘L’ presentó una denuncia de hechos ante la Fiscalía General de la República respecto a su participación en el caso Odebrecht y en varios otros casos. […] En el caso de Odebrecht, este individuo está señalando que hubo sobornos por una cantidad que pasa de 100 millones de pesos, los cuales fueron fundamentalmente utilizados en la campaña de 2012 para la Presidencia de la República, y quien después fue Presidente [Enrique Peña Nieto] y su Secretario de Hacienda [Luis Videgaray Caso] son las personas que este individuo le ordenaron que ese dinero fuera entregado a varios asesores electorales extranjeros que trabajaron y colaboraron para la campaña de estas dos personas”, reveló Gertz Manero en conferencia de prensa.

El funcionario dio avances también sobre la compra de votos para las reformas estructurales de 2013 y 2014, como la Reforma Energética impulsada en el sexenio del priista para abrir el sector a la inversión privada. En este caso se habla también de 120 millones de pesos que, según el denunciante, fueron ordenados por las mismas personas, Peña Nieto y Videgaray para que se entregaran a un Diputado y cinco senadores de la República.

“Es la compra de votos para las reformas estructurales en 2013 y 2014, en ese caso específico se habla de 120 millones de pesos (unos 5.3 millones de dólares) que fueron ordenados por las mismas personas”, detalló. En todos estos casos, dijo Gertz Manero, “los sistemas que él señala que se usaron fueron que estas dos personas a las que hizo referencia [Peña y Videgaray] le dieron instrucciones para que él entregara 84 millones de pesos a varios legisladores [cuyos nombres son semejantes a los citados] y a un secretario de Finanzas de un partido político”, dijo.

Reforma informó ayer que Rafael Jesús Caraveo Opengo, exsecretario técnico de la Comisión de Administración en el Senado que apareció el pasado mes de agosto en un video recibiendo fajos de billetes de un supuesto funcionario de Pemex, confesó a la Fiscalía que no fue una, sino 15 maletas de dinero las que recibió en siete ocasiones como parte de la trama de sobornos que entregó Odebrecht durante el sexenio de Peña Nieto.

De acuerdo con el medio, quien tuvo acceso a la declaración del panista, éste habría detallado hace dos meses ante las autoridades que el dinero fue recibido “por órdenes del entonces Senador panista Jorge Luis Lavalle Maury y que el destino fue para campañas electorales panistas”.

EL PROFESOR VIDEGARAY

Videgaray Caso es profesor en Estados Unidos. El 17 de septiembre, el Rector del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), Martín A. Schmidt, defendió su estancia en esa institución.

“El señor Videgaray ha emitido un comunicado público defendiendo su historial como servidor público y rechazando las denuncias que se han realizado y, en particular, no se han presentado cargos en su contra. El Sr. Videgaray sigue siendo un miembro bienvenido de la comunidad del MIT“, se lee en una breve carta firmada por el Rector, y los decanos David C. Schmittlein y Daniel Huttenlocher.

Estas declaraciones se dieron luego de que alumnos y exestudiantes mexicanos que se encuentran afiliados a la universidad pidieran que Videgaray Caso fuera destituido por encontrase supuestamente involucrado en los casos de corrupción de Odebrecht.

A lo largo de la misiva, publicada por el periódico estudiantil The Tech, el Rector y los decanos consideraron que el exfuncionario federal “ha sido un contribuidor valioso tanto para el Colegio Sloan como para el de Computación, de los que es parte de los esfuerzos de MIT para crear una colaboración global en la política de IA (inteligencia artificial)”.

“Su comprensión de la formulación de políticas y las relaciones gubernamentales es un activo para nuestro trabajo, al igual que su compromiso con los estudiantes y otros miembros de la comunidad”, subrayaron en el documento.

Era en respuesta a una carta de alumnos y exalumnos dada a conocer el miércoles 9 de septiembre en la que se lee: “Hace un año, el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT por sus siglas en inglés) se vio envuelto en un horrendo escándalo que involucra al traficante de menores Jeffrey Epstein. Esto llevó a la salida del ahora ex-director del MIT Media Lab, Joi Ito. Ahora hay otro miembro del cuerpo docente que está envuelto en escándalos: el político mexicano Luis Videgaray Caso, quien enfrenta acusaciones e investigaciones por corrupción, abuso de poder, asociación criminal, crímenes electorales, lavado de dinero y conflicto de interés”.

“El MIT vio como un valor agregado la carrera política de Videgaray al contratarlo. Sin embargo, a lo largo de su carrera, Videgaray ha sido objeto de múltiples investigaciones periodísticas y demandas que no solo involucran a su figura sino también a las agencias gubernamentales que ha dirigido en maniobras corruptas”, añadieron la carta, firmada por Patricia Arnal Luna, Rodrigo Escandón Cesarman, Leonardo Escudero y Alonso Espinosa Dominguez.

Comparte tus comentarios