Julián Santiesteban

La derrota del ‘Panrredismo’

Cualquiera que haya sido el cálculo de triunfo del Partido Acción Nacional (PAN), de la Revolución Democrática (PRD), Revolucionario Institucional (PRI) y Confianza por Quintana Roo (CQ) en el presente proceso electoral, tendrán que ser modificadas por una de las renuncias más significativas a ese bloque: la de Juan Carrillo Soberanis, aún presidente municipal de Isla Mujeres, quien en los siguientes días será postulado por Morena para una diputación federal.

Primero fue Cristina Torres Gómez, quien a pesar de tener mayores probabilidades de ganar la presidencia municipal de Solidaridad, fue maltratada por el régimen local y eso ocasionó que se uniera a la 4T, en donde, si bien tampoco logró la postulación, sí encontró posibilidades de crecer políticamente, porque además, cabe decir que al actual gobierno le quedan 18 meses y 16 días de vigencia (ya poner las horas harían suponer al lector que el escribiente está pendientísimo de cuándo se van…y atinaría); y Carrillo Soberanis encontró un camino similar, que hizo efectivo desde el sábado 06 de marzo que solicitó y le fue aprobada su licencia por el cabildo isleño.

¿Le parece menor? Bueno, Isla Mujeres era uno de los municipios en los que PAN-PRD-PRI y CQ pretendían ganar, postularon a Atenea Gómez Ricalde y con la estructura tricolor de Carrillo Soberanis, la fuerza “Ricalde” y uno que otro operador, pensaron sería suficiente; pero no. Primero se fue a Morena y a la postre fue postulado a la alcaldía Fernando “Chato” Bacelis Godoy, quien seguramente habría dado el triunfo al Panrredismo. Luego de esa “avanzada”, el ahora alcalde con licencia también renunció. Esa sola situación, fortalece a Morena en todo el norte quintanarroense –no olvidar que Isla Mujeres tiene la llamada zona continental, aledaña a Cancún-, así que, por estas horas, allá por la 22 de Enero en Chetumal, deben estar lamentando haber presionado tanto, pues perdieron un activo político, con ello perderán el municipio y tendrán ahora que reforzar otros como Othón P. Blanco, en donde pensaban competir más de forma “testimonial.”

Lo malo es que la lección parece no aprendida, allá por el 2015 hubo una desbandada de militantes del PRI, cuando el actual gobernador, Carlos Joaquín González, buscó ser su candidato y le cerraron la puerta. Ese ejemplo de antidemocracia y autoritarismo, dijeron, no volvería a ocurrir. PAN y PRD aseguraron que reconocerían la valía política de cada quien, que la libre competencia y probabilidades tangibles de triunfo serían los elementos definitorios para la asignación de las candidaturas. ¿Qué pasó entonces? ¿Juan Carrillo Soberanis y Cristina Torres Gómez no son ejemplos suficientes de que las decisiones discrecionales siguen imperando? ¿Hay algo de diferencia en el PAN-PRD-PRI? La pregunta es además válida, porque en este proceso electoral compiten coaligados.

Pero además, aunque los acuerdos partidistas para competir coaligados proceden del orden federal, en lo local lo han aceptado de mil amores, particularmente por el PAN y PRD tienen poca, o muy poca militancia y el PRI ha demostrado no saber vivir sin un “liderazgo” que desde el gobierno les indique lo que tienen qué hacer. Pero lo grave, es que, también al inicio de 2016 aseguraban que habría un “cambio”; de hecho, la promesa principal –convertida incluso en campaña de autopromoción- fue que serían diferentes, que habría más oportunidades, que la democracia imperaría en lo local…a menos de dos años, el desgajamiento político que se vive es el signo más inequívoco de lo lejos que está de cumplirse esa promesa.

Por último, cabe decir que, en 2018, los triunfos de Morena pudieron deberse a la “ola” del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, y en los de este 2021, sin duda, ayudará mucho “la marca” partidista; pero indudablemente, ayudarán mucho más los yerros cometidos desde el poder local y ese “dejar hacer, dejar pasar” de tanto “operador” que hace de la cosa pública del estado, un negocio personal; así se observa desde aquí, A Tiro de Piedra. Nos leemos en la próxima.

COMENTARIO MORBOSO EL “FAVORCITO” A CRISTINA, DESDE EL PODER… 

Este martes por la noche, la Comisión de Justicia de la XVI Legislatura, determinó procedente el juicio político en contra de la alcaldesa de Solidaridad, Laura Beristain Navarrete; lo cual, de ser procedente, sería lo más parecido a un “favor desde el poder” a Cristina Torres Gómez, quien de nuevo tendría la posibilidad de obtener la candidatura a la presidencia municipal de Solidaridad, pues si el juicio político procede y se sanciona a la presidenta que pretende reelegirse, Morena tendría que escoger a quien haya quedado en segundo lugar en la encuesta para designación…aunque no habiendo ninguna que haya sido pública, pues la “ungida” puede ser cualquiera a la que se ponga en ese sitio.

Si Cristina Torres logra de esa manera la candidatura, entonces no hubo tal “maltrato” del régimen; pues en realidad la Casa de Gobierno tendría dos candidatas por Solidaridad. Con el juicio político –en realidad interpuesto en su momento por la misma Lily Campos, nadie sabe para quién trabaja-, la ayuda es para Torres Gómez, a menos que Morena determine postular a alguien más y, por segunda ocasión, le nieguen el espacio a la recién llegada a la 4T.

Al final, o se confirma que Torres Gómez efectivamente fue parte de una operación “Caballo de Troya”, o por segunda ocasión se queda a medio camino de la candidatura. Por cierto, que para que todo ello ocurra, la mayoría legislativa –que, se supone, es de Morena, PVE, PT- tendría primero que aprobar la “jugada” en contra de Beristain Navarrete, para así se “ayude” a Cristina. La moneda está en el aire desde ahora, y donde más nervios hay, es por allá por Palacio de Gobierno estatal; así se observa desde aquí, A Tiro de Piedra. Nos leemos en la próxima.

Comparte tus comentarios

Julián Santiesteban

Periodista. Nacido en Parral, Chihuahua. Quintanarroense por decisión,bohemio de afición y franco aun con el riesgo que implica.
Botón volver arriba