Hace uno días, el diario norteamericano The New York Times publicó un comentario de Viri Ríos, doctora en Gobierno de la Universidad de Harvard, en el que dice que la mayoría de los mexicanos estamos desubicados en lo que toca al estrato social al que pertenecemos y dice que la “clase media” es muchísimo más delgada de lo que suponemos.

Con base en datos del consejo que mide el desarrollo en nuestro país, el Coneval, y de la tesis “Desigualdad en Perspectiva, un análisis de las elites en México”, de la Universidad de Cambridge, el 61% de la población se ubica en la “clase media”, pero en realidad está en el estrato de “pobreza moderada”, el que aglutina a cerca de 43 millones de mexicanos.

Según estos estudios, sólo el 10% de nuestra población es de “clase alta” mientras que el 12% está en la “clase media” al ganar más de 64 mil pesos al mes para una familia de cuatro miembros. No obstante, se aclara que hay 37 millones de paisanos que, aunque cercanos a tal sueldo, no llegan a esa clase porque tienen carencias en el acceso a la salud, la seguridad social o la educación.

En esta ‘subclase media’, por decirlo así, la del estrato de ‘pobreza moderada”, se haya la mayoría del país con sueldo promedio de 16 mil pesos por mes por persona.  Según el Coneval, la pobreza en México alcanza a más de 52 millones de personas, de las cuales unos cuatro millones se hayan en pobreza extrema, y son los más vulnerables a crisis como la del coronavirus.

Pero volvíamos al tema, la confusión de clases sociales -o mejor, de estratos económicos-, acota la académica, se da también en la llamada “clase alta”, pues hay quienes ganan al mes 120 mil pesos o más y se creen “en el promedio” y no se asumen como ricos, aunque perciben más que el 90 por ciento de sus paisanos, es decir, están en el nicho dorado de la mexicana sociedad.

Comparte tus comentarios