La bailarina Elisa Carrillo se convirtió en la primera mexicana en ganar el premio Benois de la Danse, considerado el máximo galardón de la danza en el mundo.

Elisa Carrillo es «la primera bailarina de la Ópera de Berlín, ganadora del Benois de la Danse 2019, por su interpretación en Romeo y Julieta, coreografía de Nacho Duato», anunció la Compañía Nacional de Danza en su cuenta oficial de Twitter.

En abril pasado, el Ministerio de Cultura de la Federación Rusa y los editores de la revista Ballet, otorgaron a la artista el premio Alma de la Danza, el más importante de ese país que distingue lo más destacado de la danza clásica.

En 2018, el tapatío Issac Hernández, obtuvo el mismo reconocimiento por sus interpretaciones de La Sylphide y en Don Quijote, con la Ópera de Roma, en la categoría masculina.

Comparte tus comentarios