Reseñas

Jackie: Un film con buenas cualidades pero que falla en su narrativa

22 de noviembre de 1963. El presidente de los Estados Unidos, John F. Kennedy, es asesinado en Dallas, Texas. Esto no sólo ha impacto al mundo entero, también ha cambiado por completo la vida de su esposa, Jackie Kennedy (Natalie Portman). Tras el lamentable suceso esta mujer no sólo tiene que aprender a lidiar con su propio dolor, también con el impacto que esto ha causado en toda una nación.

Dirigida por el chileno Pablo Larraín (No, Neruda) quien en su primera incursión en Hollywood confirma que es un director que tiene cosas interesantes por ofrecer. Su primer acierto es humanizar a un personaje que en los Estados Unidos veían como como impecable, sin errores y alejado de la realidad. En cambio, Larraín nos muestra a una Jackie Kennedy sumamente humana, llena de errores y de decisiones cuestionables.

El director decide ocupar el recurso de ir y venir en el tiempo al contarnos esta historia en dos momentos: el presente, en una entrevista realizada a Jackie meses después del asesinato de su esposo; y el pasado, donde vemos lo que sucedió minutos, horas y días después del atentado contra John F. Kennedy.

Pero el principal problema de “Jackie” no es la dirección, es el guion escrito por Noah Oppenheim, un hombre que sólo tiene dos largometrajes en su haber. La inexperiencia no es el problema, el problema es que los dos films en los que fue guionistas fueron “Maze Runner” y “Divergente la serie: Leal”, imagínense la (poca) calidad de escritor.

El guion convierte a “Jackie” en un biopic sin ninguna gracia, que aunque nos cuenta una parte poco conocida de esta primera dama resulta ser poco revelador. Además, el personaje principal está estructurada de mala manera, nunca logra generar empatía con el espectador aunque lo intenta en varios momentos. Los saltos en el tiempo parecen, en ocasiones, estar donde no deben de estar, a pesar de un gran trabajo de edición. Así es como una historia que podría (debería) resultar interesante se convierte en un recorrido sumamente aburrido que, por lo menos, no dura mucho tiempo.

Entre las buenas cualidades que tiene “Jackie” está el diseño de arte. Los escenarios están muy buen rediseñados, en verdad sientes que estás viendo vídeos de la época. Pero lo mejor de todo el arte visual de esta película está en los vestuarios, no solamente son bonitos y agradables a la vista para alguien que no sepa sobre vestuarios, también son copias casi exactas y muy bien hechas de los característicos vestidos usados por Jackie Kennedy, sobre todo aquel vestido Chanel color rosa utilizado el día que mataron a su esposo. En lo único que se le podría poner un asterisco a “Jackie” en cuanto a este rubro sería en los peinados, sobre todo el de la protagonista, que más que elegante o real parece una peluca utilizada en cualquier obra escolar.

Pero dentro de las grandes cualidades de “Jackie” hay una que sobresale de todo, algo que hace que el buen trabajo de dirección y el gran esfuerzo por recrear la atmósfera de aquellos días queden de lado, algo que desvía tu atención de todos los demás elementos que tiene esta película, sí, me refiero a la protagonista, Natalie Portman.

Portman tiene a la cámara siguiéndola toda la película y aun así no tiene una sola escena en la que se vea fuera de tono o en la que se salga del personaje, todo el tiempo mantiene la misma buena y creíble actuación. Su hablar, su acento, su caminar, sus expresiones, es como si estuviéramos viendo a la verdadera Jackie Kennedy dar aquel famoso recorrido por La Casa Blanca. Este personaje que estaba sumamente descafeinado en el guion hubiera sido un fracaso si lo hubiera interpretado cualquier otra actriz, por suerte tenemos a Portman quien da la mejor actuación de su vida, incluso mejor que en “El Cisne Negro” –película por la cual ganó el Oscar a Mejor Actriz-.

El único problema con la gran actuación de Portman es que el resto del elenco no está a su altura. Mientras Portman está en pantalla vemos un verdadero biopic, pero cuando sus demás compañeros aparecen parece que estamos viendo una parodia.

Todos queremos a Emma Stone, pero este año Natalie Portman tenía que recibir su segundo Oscar.

Comparte tus comentarios
Etiquetas

Freddie Montes

Reseñas de películas de cinefilos para cinefilos
Botón volver arriba
Cerrar