Raúl Caraveo Toledo

Interesantes reflexiones sobre Francia y el viernes 13

Odio, intolerancia, exclusión, predominio ideológico, guerra de civilizaciones.

Johan Sfar, cartonista del semanario Charlie Hebdo; “¡Amigos de todo el mundo, gracias por #PrayforParis pero no necesitamos más religión! ¡Nuestra fe está en la música! ¡Los besos! ¡La vida! ¡Champaña y felicidad!”

Jorge Castañeda, analista de Milenio; “Lo único eficaz y definitivo sería una intervención (en Siria) franco-americana, inglesa, rusa y alemana… ¿Suena espantoso? Lo es, tanto como los atentados de París, como la bomba que derrumbó al avión ruso en el Sinaí, como los incidentes por venir. ¿Existe otro camino? Nadie lo ve, y no surgirá de la nada”.

Julio Astillero, analista de  La Jornada; “Pueblos como el francés pueden responder con entereza y valor a circunstancias graves como los ataques nocturnos de este viernes, pero en México se vive hoy un abatimiento espiritual generalizado, propicio justamente para ser arrastrado sin defensa real en el fragor del rediseño global que se ha acelerado en París.”

Víctor Flores Olea, analista de La Jornada; “… una variedad de analistas especializados en los conflictos de la región llegan ya a la conclusión de lo que parece obvio: que los grandes poderes de este mundo debieran aliarse cuanto antes, y no enfrentarse, para encontrar una solución definitiva (o casi) a la gravísima cuestión del terrorismo. No podemos olvidar, sin embargo, que cuando George W. Bush decidió la invasión a Irak, diciéndonos que sería el principio de la democracia en los países de Oriente Medio, muchos repusimos que sería exactamente lo contrario: el principio de una desestabilización política cuyos límites resultaba imposible predecir. Creo que la historia posterior ha demostrado rotundamente que teníamos la razón.”

Pascal Beltrán del Rio, de Excélsior; “Los ataques buscaron radicalizar a la sociedad europea contra el islam. Es probable que ISIS consiga este objetivo, pues el continente aún sigue en tensión por la persistente crisis económica y la llegada inusitada de cientos de miles de inmigrantes provenientes de Siria y otros países.”

Jorge Fernández Menéndez, de Excélsior; “¿Cómo responderá Occidente ante el Estado Islámico? Habrá respuestas inmediatas, como las que pueden surgir de la reunión del G20, donde participa México, y que inició ayer en Turquía, uno de los países que ha sido objetivo, también de los ataques del EI. Puede haberlas una vez que los países participantes en la conferencia sobre Siria se pongan de acuerdo en el punto que ha hecho imposible, hasta ahora, una verdadera acción conjunta contra ese grupo criminal que creció, precisamente, al amparo de la intervención en Irak y el conflicto sirio: el futuro del régimen del presidente Bashar al-Asad.”

Leo Zuckermann; “No faltarán, desde luego, los políticos que intentarán capitalizar el miedo de sus poblaciones para ganar terreno electoral. Ni tarda ni perezosa, la líder de la ultraderecha francesa, Marine Le Pen, llamó a la aniquilación de los radicales islámicos, al cierre inmediato de las mezquitas y a la expulsión de “extranjeros peligrosos y migrantes ilegales”. La dirigente del Frente Nacional es la candidata ideal para crecer en las urnas después de lo ocurrido el viernes pasado en París. En un ambiente de irritación por los atentados terroristas, el discurso xenófobo crece como la espuma, lo cual es una pésima noticia para la crisis humanitaria de refugiados. No solamente en Francia, donde Le Pen seguramente ganará más adeptos. En toda Europa, la derecha antiislámica será cada vez más popular con su demanda de cerrar las fronteras a los refugiados. Incluso en países de gran tradición liberal como Holanda, la derecha liderada por Geert Wilders cada vez es más popular. En este sentido es previsible que las fronteras del Viejo Continente se cierren condenando a millones de personas a permanecer hacinados en campos de refugiados o, de plano, en territorios muy violentos donde existe una alta probabilidad de morir.”

José Ignacio Torreblanca, analista de El País; “En enero desde este año, después de los atentados contra la revista Charlie Hebdo, el presidente Hollande se declaró en guerra contra el terrorismo yihadista. Y hace unas semanas, el primer ministro francés, Manuel Valls, justificó los bombardeos contra el Estado Islámico en Siria arguyendo el derecho de Francia, de acuerdo con el derecho internacional, a la legítima defensa. Ahora, tras los ataques del pasado viernes, Hollande ha convocado al Consejo de Defensa, haciendo así nuevamente presente el componente militar en la respuesta francesa al terrorismo.

Aunque desde España, con una cultura estratégica bien distinta, cueste a veces entenderlo, la posición francesa es clara, consistente y legítima. Si Francia se declara en guerra es porque ha sido atacada y, lo peor, porque espera más ataques, tanto dentro como fuera de su territorio. España como país socio, amigo y vecino, debería pedir la activación de la cláusula de solidaridad prevista en artículo 222 del Tratado de Funcionamiento de la UE, que prevé la movilización de todos los medios disponibles, incluidos los militares, en caso de ataque terrorista.

Sergio Almazán, analista de Reporte Índigo; “David Cameron, primer ministro británico, se refirió a los sirios que llegan a Europa como “un enjambre” de personas.  La connotación negativa de esa palabra y las usadas por otros políticos, tienen un impacto profundo en las sociedades que reciben a los desplazados.  Todo esto, aunado a una percepción obtusa que señala a todos los musulmanes como terroristas, genera temor y descontento.

Contrario al sentimiento xenófobo que crece en occidente, el Washington Post aseguraba recientemente que los flujos de inmigrantes eventualmente pueden elevar los sueldos y el bienestar económico de una sociedad.  Para los franceses será difícil pensar que lo anterior es verdad. Al momento, muchos creerán que los inmigrantes solo acarrean problemas y violencia. Francia deberá revisar la historia y decidir si quiere resolver esta situación por métodos violentos, que han probado ser poco efectivos, o decidir en favor de la paz, la tolerancia y la reconciliación.”

Ricardo Raphael; “Una división que antes no era relevante inflamó el odio en la contienda. Los agredidos suníes resintieron el ataque de Bashar y convocaron, liderados por Abu Bakr al-Baghdadi, a la creación de un gran movimiento político religioso panárabe –cohesionado en contra de los alauíes– y cuya principal misión es retirar del poder a todos los líderes políticos que, como el Presidente de Siria, gobiernan gracias al apoyo que reciben de las potencias occidentales.

Así nació una guerra civil que sólo los ingenuos asumieron como asunto limitado a las fronteras geográficas de Oriente Medio. En muy pocos meses 10 millones de personas tuvieron que abandonar su hogar y se habla de una mortandad que ha tocado con su garra la vida de entre 200 mil y 300 mil personas.
Todo hace suponer que Abu Bakr al-Baghdadi y su Estado Islámico precisaban un enemigo más grande que el presidente Bashar al-Asad para continuar en su marcha hacia la reunificación árabe. Y fue entonces cuando eligieron París.
Las víctimas del viernes pasado fueron seleccionadas injusta y arbitrariamente. Nada es racional con respecto a lo ocurrido y esa era precisamente la intención: provocar la ira del mundo occidental para que Estado Islámico tenga un interlocutor a la altura de su furia ciega.
Se trata del choque de civilizaciones al que Samuel Huntington se refirió alguna vez y sin embargo no hay nada de civilizado en él.”

Hasta aquí algunos comentarios  de líderes de opinión en México sobre el trágico viernes 13/11/2015 en Francia, desde  diferente ángulo, con falta de profundidad y discernimiento; algunos con una reacción atrabiliara,  son comentarios en artículos  periodísticos breves; sin embrago ilustran la percepción de la generalidad.

La mejor opinión es la que cada uno de nosotros podemos discernir no sin antes recurrir a un análisis de la conformación del mundo al término  de la segunda guerra mundial y la guerra por el petróleo y los accesos al suministro de hidrocarburos. La violencia,  exterminio, genocidio y el terrorismo es reprobable desde cualquier ángulo o interpretación, es injustificable. Sea de grupos o gobiernos.

Escritores brillantes como Samuel P. Huntington y Alvin Toffler lo mencionaron el siglo pasado pero no los quisieron  leer o no los entendieron,  o pensamos que solo eran novelistas sin sustento; hoy la realidad les da la razón.

Gracias por su lectura y #RT

@raulcaraveo

*Raúl Caraveo Toledo es licenciado en ciencia política por la UAM-Iztapalapa, cuenta con estudios de maestría en administración y diplomado en derecho electoral incompletos. Ha sido analista de estudios económicos en PEMEX, catedrático de la Facultad de Ciencias y Técnicas de la Comunicación, y de la Facultad de Psicología ambas de la  Universidad Veracruzana, consejero electoral local del IFE-INE de 2005 a 2015 en Quintana Roo. Representante de Roche en Quintana Roo, ex profesor de instituciones de educación particulares; ex asesor de la XIII legislatura local; colaborador para diferentes medios de comunicación; actualmente Conalep Q Roo.

Comparte tus comentarios
Etiquetas

Raúl Caraveo Toledo

Raúl Caraveo Toledo es licenciado en ciencia política por la UAM, ex catedrático de las Facultades de Psicología y de Ciencias y Técnicas de la Comunicación de la Universidad Veracruzana, ha sido analista de estudios económicos de PEMEX y Consejero electoral del IFE-INE de Quintana Roo de 2005 a 2015, ex asesor de la XIII legislatura de Quintana Roo, Conalep Quintana Roo, escribe para www.sdpnoticias.com www.gobernantes.com www.revistadigitalqr.com.mx www.todoincluidolarevista.com www.tmj.mx www.laprensaus.com www.eldianewschicago.com
Botón volver arriba
Cerrar