Pablo Hiriart
Uso de Razón

La crueldad con que los narcos mataron a la familia LeBarón es la derrota moral del gobierno ante el crimen que avanza en el país.

¿Con qué cara se presentan ante la ciudadanía luego de un acontecimiento así, si no es para pedir perdón?

No es un hecho aislado, sino un fenómeno creciente, provocado por la negligencia de quienes nos gobiernan.

Esta administración ha dejado crecer a los grupos criminales dedicados al narcotráfico y otros delitos graves porque no tiene idea de cómo combatirlos.

Para el Presidente, son un producto del neoliberalismo y se van a extinguir cuando cambie el modelo económico.

Mientras llega ese paraíso imaginario que se logra con crecimiento cero en la economía e igualarnos a todos en la pobreza y no en la prosperidad, las masacres de los criminales crecen hasta una crueldad sin límites.

A la familia LeBarón la masacraron de la forma más brutal: acribillaron sus vehículos e incineraron a seis niños y tres mujeres adultas.

Para esos criminales, el Presidente ha propuesto abrazos y les pide portarse bien.

Ha desmantelado los principales órganos de inteligencia y combate a los cárteles del crimen en la Secretaría de Marina y el Cisen.

Al que existe en el Ejército lo exhibe públicamente y ordena dar a conocer el nombre del teniente coronel que está a cargo de investigar al narco.

Pero, eso sí, creó una unidad de inteligencia en la Secretaría de Seguridad Pública para espiar a sus adversarios políticos en redes sociales y en quién sabe cuántas cosas más.

Las prioridades presidenciales están atrofiadas por la obsesión contra los que él considera sus enemigos y no contra los enemigos de México y su población.

El Estado, bajo el actual gobierno, no tiene capacidad ni para retener físicamente al número dos o tres del Cártel del Pacífico que había capturado.

No se les escapó: lo soltaron porque los sicarios del cártel le impusieron sus condiciones al Estado mexicano. Una capitulación en toda la línea, sin cesados ni correcciones.

Ante ese panorama, Donald Trump levantó sus antenas y se dice listo para intervenir en México.

Teníamos una crisis de seguridad pública y la negligencia imperante la ha transformado en una crisis de seguridad nacional.

Ayer por la mañana Trump dijo que “si México necesita o solicita ayuda en la limpieza de estos monstruos (los del crimen organizado), Estados Unidos está listo, dispuesto y capaz de involucrarse y hacer el trabajo de manera rápida y efectiva. El gran nuevo Presidente de México ha trabajado sobre este gran problema, pero los cárteles se han vuelto tan grandes y poderosos que a veces se necesita un ejército para derrotar a un ejército”.

Esta vez Trump dijo que intervendría militarmente “si México necesita o solicita ayuda”. De ahí a quitar el “solicita” y dejar únicamente el “necesita”, hay un paso.

Corremos el riesgo de una intervención armada de Estados Unidos en México por la ineptitud de nuestros gobernantes.

Los LeBarón asesinados tenían nacionalidad estadounidense, por eso Trump reacciona con la oferta de intervenir militarmente en nuestro país.

Esa “oferta” va a ser un “háganse a un lado” en la siguiente o cuando le convenga a Trump o sus electores se lo demanden.

¿Ya le tomaron el peso los señores de la 4T a lo que exponen a México con su demagogia en el combate al crimen organizado?

Se lamentó Trump ante sus paisanos: “Una maravillosa familia y amigos de Utah quedaron atrapados entre dos malvados cárteles de la droga, que se disparaban el uno al otro, con el resultado que muchos grandes estadounidenses fueron asesinados, incluidos niños pequeños”.

Olvidemos las imprecisiones sobre los hechos, lo que importa es que Trump le tuvo que dar una explicación a sus ciudadanos por los estadounidenses asesinados en México.

A la siguiente vez, ¿qué les va a decir?

El gobierno del presidente López Obrador y su estrategia contra los cárteles ha sido derrotado moralmente con este crimen a mujeres y niños.

Militarmente ya fue doblegado en Culiacán.

Encima tiene al presidente de Estados Unidos que lo urge a ir juntos a la guerra contra los grupos criminales.

Por ahora AMLO dice que no, pero si no revisa su estrategia y cambia de inmediato, dejará al país en manos del crimen organizado o en las del gobierno de Estados Unidos.

Comentarios