Es posible que las lecciones te gusten o que te parezcan irrelevantes y tontas, pero no hay errores, sólo lecciones. Benjamin Franklin

La vida es todo menos sencilla. Es un mundo lleno de emociones que siempre nos tira alto cuando estamos en lo más bajo y nos hunde cuando queremos volar. Es un viaje con final incierto que nos lleva siempre a decidir, sin saber muy bien qué ni cuándo. Aún así, no deja de ser una gran aventura.

Vivimos llenos de ilusiones y queremos amar siempre como si fuera siempre la primera vez. Buscamos ser felices como sea. Somos caminantes en pasos inseguros al borde de un precipicio de emociones, en las que caemos a cada rato, cuando no saltamos nosotros mismos hacia él solo para vivir.

Hay que saber avanzar sin olvidarnos de dónde venimos y hacia dónde vamos. Siempre es bueno vivir sin olvidar nunca que lo mejor está por llegar. Pero nunca olvidemos que somos lo que somos por el pasado que nos trajo al punto en el que estamos hoy. Por muy duro que haya sido el camino, estamos hechos de todas y cada una de nuestras victorias y, sobre todo, de nuestras derrotas porque al final somos el resultado de nuestras elecciones.

El destino mezcla las cartas, y nosotros las jugamos. Arthur Schopenhauer.

Las mejores enseñanzas del camino están en las derrotas. Cuando caemos nos levantamos. No hay otra forma de hacerlo. Es innato de los seres humanos el luchar por lo que queremos y por eso el futuro es siempre la mejor de las metas.

Por eso vamos a vivir. No dejemos que nada ni nadie nos robe el presente. Vamos a luchar, como lo hemos hecho siempre, no digo que luchar sea algo fácil, sino algo necesario para seguir creciendo. La vida está hecha de luchas. Para vivir de verdad, no basta con conformarse. Hace falta tener hambre para seguir creciendo, para avanzar y dejar atrás todo aquello que nos pueda hacer caer en la falsa sensación de comodidad que nos da el no tener que esforzarnos más.

Por eso, necesitamos aprender a vivir sin mirar tanto atrás.

La mejor forma de predecir el futuro es creándolo. Peter Drucker.

Comentarios