Un hombre armado con un cuchillo en cada mano y gritando “las mataré” atacó el martes a un grupo de niñas que esperaban el autobús a las afueras de Tokio en plena hora pico, causando heridas a por lo menos 19 personas, 13 de las cuales eran niñas, informaron las autoridades japonesas.

Las víctimas estaban formadas en una parada de autobús cerca del Parque Noborito en la ciudad de Kawasaki, cuando un hombre de entre 40 y 50 años comenzó a atacar. La televisora nacional NHK, que citó a fuentes policiales, dijo que el sospechoso murió después de que el mismo se cortó la garganta. La policía no confirmó de inmediato el reporte ni reveló más detalles.

De momento no está claro cuántas personas más murieron en el ataque.

Un funcionario del departamento de bomberos de Kawasaki señaló que se cree que una de las víctimas murió. Habló bajo condición de anonimato debido a que no estaba autorizado a discutir el asunto con la prensa. Algunos medios japoneses reportaron al menos tres decesos, aunque otros medios informaron de dos decesos, incluyendo el del agresor.

La agencia noticiosa Kyodo reportó que las 13 menores apuñaladas eran niñas que estudiaban en una escuela privada cercana de Kawasaki.

Un testigo narró al diario Mainichi que escuchó a niños llorando mientras caminaba cerca de la parada del autobús, y cuando se volteó vio a un hombre con un cuchillo en cada mano, mientras gritaba “las mataré” y varias de las niñas estaban en el suelo.

NHK, con base en datos de la policía, dijo que el conductor del autobús contó a los agentes que un hombre armado con un cuchillo en cada mano comenzó a apuñalar niñas mientras caminaba hacia el vehículo. La televisora también entrevistó a un testigo que contó que vio al sospechoso tratando de abrirse paso hacia el autobús.

De momento se desconocen más detalles, incluyendo el nombre y los motivos del atacante.

Imágenes de televisión mostraban a trabajadores de emergencia dando primeros auxilios a las víctimas dentro de una carpa anaranjada instalada sobre la calle, mientras que policías y otros agentes trasladaban a los heridos hacia las ambulancias.

Aunque Japón tiene una de las tasas delictivas más bajas del mundo, ha registrado una serie de llamativos homicidios, incluyendo un incidente en 2016, cuando un exempleado de un asilo fue acusado de matar a puñaladas a 19 personas y causar heridas a otras 20.

En 2008, siete personas murieron después de que un hombre embistiera a una multitud con un camión en Akihabara, el distrito electrónico de Tokio, para posteriormente apuñalar a los transeúntes.

En 2001, un hombre mató a ocho niños e hirió a otros 13 durante un ataque con cuchillo en una escuela primaria de la ciudad de Osaka. El incidente conmocionó a Japón y como resultado se incrementó la seguridad en las escuelas.

Comentarios