Reseñas

Hambre de Poder: Entretenido pero poco revelador biopic

Basada en hechos reales. Cuando Ray Kroc (Michael Keaton), un vendedor de batidoras sin mucha suerte, recibe la llamada de un restaurante que le pide media docena de estos productos decide ir a revisar que tipo de negocio necesitaría tal cantidad de mobiliario. Al llegar al lugar conoce a los hermanos Dick y Mac, quienes le enseñan el innovador funcionamiento de su hamburguesería llamada McDonald’s. El amor de Ray por dicho lugar se da al instante, así como su ambición por conseguir que McDonald’s se convierta en el restaurante de comida rápida más importante de América.

Lo que en un inicio parece una feel good movie perfecta para todo aquel que se dedique o quiera dedicarse a las ventas, poco a poco se va trasformando en un biopic con tonos algo sombríos sobre cómo llegó McDonald’s a ser el gran imperio que conocemos ahora. Eso sí, sin dejar a un lado la conjunción entre el drama y la comedia.

“Hambre de Poder” (The Founder) está dirigida por John Lee Hancock, el director responsable de “Saving Mr. Banks” y de una de las películas más pretensiosas y sobrevaloradas que he visto en mi vida, “The Blind Side”.  Pero ahora, a diferencia de sus anteriores proyectos, Hancock no se mete en sentimentalismos ni decide adentrarse en el psique de los protagonistas, únicamente nos cuenta una historia tal cual como sucedió en la vida real, nada más.

En esto radica el valor de la cinta, pero también su principal defecto. Y es que cuando alguien decide hacer una película biográfica debe tratar de contar algo que no se sabe, ir más allá de la historia conocida. Sin embargo, esto no resulta un problema mayúsculo ya que la historia en general es poco conocida (nada conocida para un servidor) y cada cosa que pasa resulta un descubrimiento para la mayoría de los espectadores. Así que si usted ya está familiarizado con la historia de este restaurante no encontrará nada nuevo ni revelador en esta cinta.

El guion de “Hambre de Poder” es bueno, aunque por momentos parece que la narrativa se va a caer no tarda mucho en recuperar el nivel, así es como logra mantener el mismo tono durante toda la película. Además, un muy buen trabajo en el diseño de arte logra crear un atmosfera capaz de hacer sentir al espectador en los años cincuenta.

La principal fortaleza de esta cinta es su protagonista Michael Keaton. A pesar de que su personaje no está hecho para caer bien, él logra imprimirle un toque de carisma lo cual hace mucho más agradable la cinta. Muy parecido a lo que logró Michael Fassbender en “Steve Jobs” o Marlon Brando en “El Padrino” al lograr hacer que un personaje frio se convierta en uno carismático. Obviamente guardando toda proporción con las espectaculares actuaciones de los dos actores antes mencionados.

Comparte tus comentarios
Etiquetas

Freddie Montes

Reseñas de películas de cinefilos para cinefilos
Botón volver arriba
Cerrar