Reseñas

Hacksaw Ridge: Triunfal regreso de Mel Gibson a la silla de director

Basada en hechos reales. Desmond Doss (Andrew Garfield) fue un joven médico militar que en aras de ayudar a su país decidió ir a la guerra, este hombre participó en la Batalla de Okinawa en la Segunda Guerra Mundial, una batalla clave en contra de los japoneses. La particularidad con Desmond es que debido a sus ideales religiosos decidió ir a la guerra sin arma alguna, nunca tocó una ni siquiera en los entrenamientos. Desmond fue a la guerra únicamente a salvar vidas, no a quitarlas.

El alcohólico, drogadicto, homófobo y antisemita Mel Gibson (una “joyita” de tipo) vuelve a dirigir una cinta tras 10 años de ausencia. Tras su último trabajo en la cinta “Apocalypto” de 2006 los escándalos y sus desafortunadas declaraciones lo habían mantenido alejado de la silla de director, no precisamente por gusto sino por el rechazo del público en general, pero ahora este hombre está de regreso para demostrar que aunque es un loco, él sabe dirigir…y muy bien.

El ganador del Oscar en 1995 por la película Braveheart (Corazón Valiente), Mel Gibson, siempre ha dejado un buen sabor de boca en sus producciones y en esta ocasión no es la excepción. Hacksaw Ridge está dirigida de manera espectacular, las tomas son fenomenales, algo que no sólo es mérito de Gibson también de su fotógrafo Simon Duggan. Su trabajo dirigiendo actores es impecable (más adelante hablare de las actuaciones) y sus escenas de acción son sublimes.

El guion también es bastante interesante, podemos ver a nuestro protagonista desde varios puntos y en varios momentos, somos testigos de su drama familiar, de su historia amorosa y, por supuesto, del drama que vive en la guerra. El primer acto de la película se dedica a contarnos sobre la infancia y juventud de Desmond, vemos su relación con sus padres, su hermano y su novia, y gracias a esto podemos entender el porqué de muchas decisiones que toma más adelante nuestro protagonista. En el segundo acto nos adentramos en el entrenamiento militar de Desmond el cual fue bastante difícil por las razones que ya se imagina. Estos dos primeros actos nos sirven para conocer al personaje, generar empatía con él y tener todo preparado para el extraordinario tercer acto.

A pesar de que los dos primeros actos del film carecen de acción en ningún momento se vuelven tediosos o aburridos, al contrario, en todo momentos queremos adentrarnos aún más en la historia de este hombre. Aunque las batallas se tarden en llegar cuando éstas aparecen resultan ser un festín para los que disfrutan de este género (y los que no), acción al por mayor, sangre, fuego, granadas y cosas ocurriendo por todos lados y alrededor de varios personajes. Las escenas de guerra de Hacksaw Ridge son de las mejores de todos los tiempos, al nivel de “Saving Private Ryan” y “Platoon”.

Otro punto positivo de esta cinta son las actuaciones. El protagonista es Andrew Garfield, conocido por interpretar a Spiderman en “El Sorprendente Hombre Araña” 1 y 2, tengo que confesar que nunca imagine que este actor pudiera cargar con el peso de una cinta de este tipo pero admito que me equivoqué, y es que Garfield lo hace de manera estupenda, logra ser convincente tanto en las escenas de acción como en las de drama; recuerde el nombre de Andrew Garfield, lo verá mucho en la temporada de premios y les puedo asegurar que estará en la quinteta de nominados a Mejor Actor en los premios Oscar. No sólo Garfield lo hace bien, hay otras dos actuaciones que valen mucho la pena; el primero es Hugo Weaving en el papel del padre alcohólico de Desmond, una actuación sumamente convincente; la segunda es Teresa Palmer en el papel de la novia de Desmond quien, al igual que Garfield, resultaba complicado creer que pudiera con un papel con tantos matices como éste, pero también lo hace fenomenal.

Ninguna película es perfecta y Hacksaw Ridge no es la excepción, de hecho está muy lejos de serlo. La película tuvo un presupuesto de 40 millones de dólares –pocos para una película de este tipo- y se notan, el diseño de producción es uno de sus puntos débiles, la maquila luce algo descuidada, por momentos algo caricaturizada, la diferencia entre las tomas realizada en grandes escenarios y las realizadas en green screense notan y esto hace que la cinta no sea muy estética.

Otro punto negativo está en las actuaciones de Vince Vaughn y sobre todo de Sam Worthington, el primero es un actor que nos tenía acostumbrado a comedias ramplonas y resulta difícil verlo en un papel tan serio como el que interpreta aquí, además algunas de sus escenas las sentí algo exageradas, como una caricatura de un sargento real; el segundo, Worthington, no me convenció para nada, nunca le pude creer en su papel del Capitán Glover.

El tema religioso es otro pequeño punto negativo, el personaje es sumamente religioso, todas las decisiones la toma en base a dios y aunque la cinta no es una película religiosa ni mucho menos creo que en algunas escenas a Gibson trato de ser algo pretencioso en cuanto al tema religioso, pero insisto, sólo en algunas escenas, la mayor parte del tiempo logra darle su lugar a cada cosa.

Hacksaw Ridge es una extraordinaria que estará peleando fuertemente en esta temporada de premios. La nominación de su protagonista en la categoría de Mejor Actor en los Oscar es algo inminente y la nominación en la mezcla y edición de sonido también, inclusive creo que ganara el Oscar a Edición de Sonido. También tiene chance en categorías como Edición, Fotografía y, por supuesto, Mejor Película, aunque lo interesante será ver si los conservadores miembros de la Academia están listo para nominar a Mel Gibson a Mejor Director, el tiempo nos dirá.

Comparte tus comentarios
Etiquetas

Freddie Montes

Reseñas de películas de cinefilos para cinefilos
Botón volver arriba
Cerrar