Deportes

¿Habrá fútbol después de Messi?

No son sólo sus goles o sus sus asistencias; es también su desequilibrio, su entendimiento del juego, su visualización, su control superdotado del tiempo y del espacio

Extraordinario. Dejemos las bufandas, quitémonos las camisetas con sus respectivos escudos, seamos objetivos y hablemos de fútbol. Tenemos el privilegio y la gran fortuna de coincidir en el tiempo con el mejor jugador de la historia, el mejor del planeta. Leo Messi lleva siendo el mejor desde hace más de 10 años, ¡una década! Temporada tras temporada, en todas las competiciones, en todos los partidos… Hace lo que parece imposible y lo hace una y otra vez. Repitamos para entenderlo bien: una y otra vez. Su inteligencia futbolística lo hace ser un genio, a la altura de cualquier genio histórico. Y no son sólo sus goles, de todas las maneras posibles, o sus asistencias, prácticamente perfectas todas ellas; es también su desequilibrio fulminante, su entendimiento del juego, su visualización mental antes de que todo ocurra, su control superdotado del tiempo y del espacio, su autoconfianza… Y su hambre, porque para ser el mejor durante tanto tiempo hay que tener hambre. Lo de Messi va contra natura, por eso su valor es incalculable. Leo Messi es algo extraordinario. Pero no durará eternamente. ¿Habrá fútbol después de Leo Messi?

Que el negocio no se coma el deporte. Todos sabemos que al fútbol de hoy le quedan pocas cosas del de ayer. Pureza, honestidad, compromiso, generosidad… y sentido común. Todos estos valores se han ido perdiendo con los años al mismo tiempo que ganábamos en conocimientos, en profesionalismo, en infraestructuras o en visibilidad. Vivimos en el “todo vale” y con ello todo es justificable, los gestos de Simeone o Cristiano, los lamentables cánticos de una afición, la negativa de Kepa a realizar un cambio, las peleas entre aficionados, el amaño de partidos… Difícil de explicar al fútbol base y amateur que eso que ven y leen en los medios no es lo que les llevará al éxito (deportivo o personal), para eso tendrán que volver a lo que les hizo escoger este deporte cuando eran niños, a los sentimientos y pasiones, a las ganas de superarse y al hacerlo rodeado de compañeros, de amigos.

Defensa de centros laterales. Es difícil para mí entender por qué se consiguen tantos goles de centros laterales. Que es una situación compleja está claro, que hay muchos condicionantes también, pero que haya defensores que pierdan su marca o que ni siquiera sepan dónde está su rival, me parece imperdonable. Quizás sea una carencia que viene de base, quizás sea algo a trabajar con más detenimiento, quizás sea tema de concentración, pero lo que está claro es que es un error individual gravísimo que, además, a estas alturas de la temporada te puede suponer estar en descenso, quedarte sin Europa o sin luchar por algún título. El fútbol es un juego de errores, lo que manda es el resultado pero lo que lo desencadena son los muchos o pocos errores cometidos.

Comentarios

Fuente
El País
Etiquetas

Todo Incluido

Todoincluidolarevista.com es un medio electrónico que tiene por fin dar información veraz y honesta de lo que sucede en los ámbitos municipal, estatal y nacional.
Botón volver arriba
Cerrar