SONORA- Un grupo armado robó un cargamento de oro y plata en la mina La Herradura ubicada en Caborca, Sonora. Se llevaron un botín de 4.5 kilogramos de oro y plata con valor de 165 mil dólares, precisó este miércoles la empresa Fresnillo, cifra mayor a los 300 kilogramos reportados ayer por la prensa.

“Esperamos que la autoridad ejerza la ley para esclarecer los hechos y se llegue hasta las últimas consecuencias para resolver lo más pronto posible la situación que se vivió en la unidad minera La Herradura”, dijo la empresa en un comunicado.

Fresnillo opera seis minas en el país, tiene mil 500 empleados y es controlada por Peñoles, del magnate Alberto Baillères. Durante el saqueo, dijo, no hubo heridos y coopera con las autoridades.

En abril pasado, el director de la minera canandiense McEwen Mining, Rob McEwen, reconoció en una entrevista otorgada a la televisora canadiense Business News Network que para operar en México lleva una “buena relación” con los grupos del narcotráfico en Sinaloa, quienes dan los permisos a las compañías para saber cuándo pueden operar, tras un asalto en el que un comando se llevó oro valuado en 8.4 millones de dólares en una mina en Sinaloa.

Luego del revuelo que causaron las declaraciones el ejecutivo minero negó que el sector sea extorsionado en el estado y se disculpó con las autoridades nacionales.

“Los cárteles están ahí. Generalmente tenemos una buena relación con ellos. Si queremos ir a explorar a algún lado, les preguntamos, y te dicen: no, pero regresen en un par de semanas después, cuando terminemos lo que estamos haciendo”, dijo McEwen en la entrevista con el medio extranjero y agregó que la zona está tomada por operaciones temporales para transporte y cosecha de droga.

El director fue invitado para explicar cómo las circunstancias de la violencia en México afectan a la empresa, como sucedió con el robo de 198 kilos de oro en la sede “El Gallo 1”, en el municipio de Mocorito.

Según las palabras del propio McEwen, ocho personas fuertemente armadas y con los rostros tapados se infiltraron en las instalaciones y tuvieron que pasar cuatro puertas con candados y protegidas con un sistema de tarjetas de seguridad.

“Ellos consiguieron a todas las personas con todas las llaves para abrir las puertas”, dijo McEwen.

Se estableció que las personas llegaron por las inmediaciones del poblado El Nacimiento, donde entraron al terreno de la Mina hasta llegar a donde estaba la refinería y la bóveda, luego sometieron a los 10 empleados que se encontraban el lugar.

Por otra parte, según la versión policial los intrusos lograron su cometido gracias a que encontraron acceso libre a la bóveda porque estaba abierta. En el acto se apoderaron de contenedores de 600 y 900 kilos de metal, concentrado de aurífero, que contenía aproximadamente 7 mil onzas de oro, plata y cobre.

El material habría sido vaciado en tambos que llevaban en las camionetas, un Jeep Cherokee, de color negro, y una camioneta Mitsubishi.

El costo de este material estaría valorado en 8.4 millones de dólares, o lo que es igual a un mes de producción de la planta minera. Sin embargo, McEwen dijo en entrevista que los sujetos aún necesitarían fundir el metal para poder extraer el oro y demás metales de valor.

Fuente: Sin Embargo
Comparte tus comentarios