Cine y Series

‘Godzilla vs Kong’: Un gigantesco y emocionante crossover con mucha acción

El MonsterVerse, la saga cinematográfica más reciente sobre dos titanes clásicos, llega a cierto punto culminante con Godzilla vs. Kong (2021), el cuarto filme, dirigido por el estadounidense Adam Wingard. Y, con ello, Legendary Pictures y Warner Bros. se curan en salud.

Siendo justos, ninguna película del Monsterverse ha tenido grandes personajes, pero al menos Bryan Cranston destacaba en ‘Godzilla’ -y además la película optaba por una apuesta más general en el tratamiento de los humanos que encajaba con lo que proponía a nivel global-, mientras que John C. Reilly lo hacía en ‘Kong: La Isla Calavera’. Fue en ‘Godzilla: Rey de los Monstruos’ donde era difícil encontrar alguno que te importase lo más mínimo, algo que se repite aquí. Algunos dirán que aquí han venido a ver una oda a la destrucción -¡y yo también!-, pero es que los seres humanos tienen mucha presencia en ‘Godzilla vs Kong’ y ni una sola vez brillan.

Cumple visualmente

En la parte visual, que es donde la presencia de Wingard tras las cámaras se deja ver de forma tímida de vez en cuando, sí que hay un cambio respecto a lo visto en ‘Godzilla: Rey de los Monstruos’, pero no de la forma que me hubiese gustado. En la cinta de Dougherty realmente parecía que a lo único a lo que le habían puestos ganas eran a los efectos en los que se derrochaban efectos visuales, permitiéndose volar libre, mientras que ‘Godzilla vs. Kong’ opta por una aproximación más sobria.

Soy consciente de que puede sonar ridículo usar esa palabra en una cinta de estas características, pero en la anterior entrega del Monsterverse realmente notaba cierta imaginación en estos momentos por hacer algo diferente. A algunos no les gustó nada, pero para mí fue lo que realmente salvaba la película, mientras que aquí es cierto que se agradece la claridad que hay siempre en esos momentos, pero más allá del concepto de lo que sucede en los combates, no encuentro algo que me fascine. En la anterior había un acabado visual mucho más irregular, pero a cambio me impresionaba más.

Por ello, ‘Godzilla vs. Kong’ no deja de ser una evolución natural de lo que ya hizo ‘King Kong contra Godzilla’ cuando estos dos titanes chocaban. Obviamente hay muchos más medios para reflejarlo en pantalla y hay momentos puntuales con mucha fuerza, pero echo en falta algún tipo de chispa que me haga, y perdón por la palabra utilizada a falta de venirme a la mente otra mejor, flipar con lo que tengo delante de mí. Es espectacular y está claro que hay que verlo en pantalla grande, pero conmigo ni siquiera consiguieron que realmente me posicionara y animara a una de las dos criaturas. Me era igual.

 

En resumidas cuentas

Godzilla vs. Kong es lo que básicamente puedes esperar por el cartel, una película de acción tan grande como los titanes que se enfrentan, con una gran pelea que nos satisface plenamente, y que es lo que queríamos ver en pantalla grande. Si esperabas otra cosa, es que no sabías lo que ibas a ver.

Comparte tus comentarios