Pese al fugaz desencanto de que Quintana Roo no haya avanzado al área amarilla del semáforo sanitario, paso importante para su reactivación económica, la semana que finaliza resultó positiva para el Estado. La reunión entre el gobernador Carlos Joaquín y Arturo Herrera, el secretario de Hacienda, augura buenas noticias para las flacas finanzas estatales.

De entrada, ingresaron casi cien millones de pesos para el pago del personal médico y el mantenimiento de las instalaciones médicas para el coronavirus, pero lo toral que aún se negocia en la Ciudad de México es cuánto le corresponderá al Estado de los anunciados Fondos para la Estabilidad de los Estados, bolsa con piso financiero de setenta mil millones de pesos.

Asimismo, en la capital del país, con el Fondo Nacional de Fomento al Turismo, se revisaron los proyectos del Tren Maya y el tendido de un puente sobre la Laguna Nichupté, en el corazón de Cancún, obras de inversión multimillonaria que el año por venir, según se planea,  detonarán la economía no sólo de Quintana Roo, sino también la de los estados vecinos.

Otra de las obras con la que se apoyará la reactivación económica del Estado, según anuncio de la Secretaría de Hacienda, será la ampliación de la carretera Cancún-Tulum, de 130 kilómetros, que supondrá un costo de 13 mil millones. Se busca pretende la vía, por lado, de 31 a 42 metros, con una treintena de pasos a desnivel; en el 2021 se invertirán más de cuatro mil millones de pesos.

El arribo de estos fondos se debe también a la tesonera labor del  gobernador del Estado y de Yohanet Torres, la secretaria de Finanzas, pues la concurso por el dinero federal se da en todo el país y las presiones políticas de varias entidades por tener un mayor apoyo, no han sido pocas, como en los casos de Jalisco y Tamaulipas, por sólo citar un par de ejemplos.

Las penurias que encaran las arcas estatales son graves y ese ha sido el motor de sus insistencias en la Ciudad de México. Según reconociera el propio Arturo Herrera, el titular de Hacienda, de entre todas las entidades del país, la de Quintana Roo fue la economía más herida por dañada por afectada por el impacto de la epidemia, pues el turismo es en la práctica su única fuente financiera.

Comparte tus comentarios