Reseñas

Florence, La Mejor Peor de Todas: Más que una simple comedia

Basada en una historia real. Florence Foster Jenkins (Meryl Streep) es una mujer que, al heredar la fortuna de su padre, tiene la oportunidad de tomar clases para cumplir su sueño de convertirse en una cantante de ópera. Con el apoyo de su esposo Clair Bayfield (Hugh Grant) y de un joven pero talentoso pianista de nombre Cosmé McMoon (Simon Helberg) tratará de cumplir este sueño a pesar de su notable carencia de talento. El problema aparece cuando decide dejar de cantar sólo con sus conocidos para llegar a un público un poco menos amable.

El director Stephen Frears, responsable de películas como “The Queen” y “Philomena”, dirige esta cinta que en un principio da la idea de ser una comedia sencilla con una historia algo “chusca”, pero conforme va avanzando demuestra ser más que una simple comedia y logra ir más allá con la historia de su protagonista. “Florence Foster Jenkins” se toma su tiempo para comenzar, tiene un ritmo lento al principio, cuando nos está introduciéndonos a los personajes, pero poco a poco empieza a agarrar ritmo y una vez que lo logra nunca decae.

Uno de los méritos que tiene esta cinta es el haber encontrado la manera perfecta de combinar la comedia con el drama. Tiene muchos momentos que hacen reír pero en ninguno de éstos el film cae en lo “chusco” o ridículo. En cuanto a drama se refiere éste es muy bueno, en ningún momento es pretencioso o exagerado, simplemente es el necesario.

Prácticamente en todos los ámbitos “Florence Foster Jenkins” se lleva una palomita, desde el ya comentado buen guion de Nicholas Martin, pasando por el impecable trabajo en la dirección de Stephen Fears, así como en la muy bien lograda banda sonora cortesía del extraordinario y nunca fallido Alexandre Desplat, hasta el extraordinario trabajo conseguido en el área de maquillaje, peinados y vestuario. Tal vez de lo poco que podríamos quejarnos de esta cinta sea el diseño de producción, optando por una paleta de color basada en los colores pastel, más que recrear aquellas épocas da la impresión de que estamos ante algo muy “caricaturesco”, nada estético.

De todos estos puntos positivos ninguno está al nivel de lo mejor que tiene esta cinta: las actuaciones. El papel principal recae sobre la siempre extraordinaria y recientemente homenajeada en los Globos de Oro –aunque el presidente electo de los Estados Unidos diga que es una de las actrices más sobrevaloradas de Hollywood- Meryl Streep. Meryl consigue, como siempre, una actuación impecable que probablemente en manos de cualquier otra actriz hubiera transformado a Foster Jenkins en un personaje cómico, pero con esta mujer no es el caso. Streep logra darle comicidad a este personaje sin caer en lo exagerado y, aún más importante, logra hacerlo completamente humano. Por cierto, sobre lo de Trump, curioso que la llamara una “actriz sobrevalorada” y que diga que “ni siquiera lo conoce” cuando en 2015 el mismo Trump dijo en una entrevista “Meryl es una actriz excelente y también una gran persona”. Así la coherencia del que en unos días será el hombre más poderoso del mundo.

En los papeles secundarios están Hugh Grant y Simon Helberg, este último famoso por su papel de Howard en la serie “The Big Bang Theory”. El primero (Grant) logra una de las mejores actuaciones de su carrera, sino es que la mejor, de principio a fin es convincente en su papel de hombre elegante y responsable de una mujer como Jenkins, muy correcto en los (pocos) momentos cómicos y sobre todo en los dramáticos. Extraordinario lo de Hugh Grant quien casi les podría asegurar que estará nominado al Oscar.  El segundo (Helberg) demuestra que tiene capacidad para interpretar personaje mucho más complejos que el de un nerd judío. En ningún momento cae en las exageraciones o estigmas que alguien en un personaje como el que interpreta podría caer (cuando vean la película me entenderán)

“Florence Foster Jenkins” tarde en tomar un buen ritmo pero una vez que lo logra nunca decae. Es la combinación perfecta entre la comedia y el drama, consigue ir más allá de una historia algo graciosa para meterse con temas como el amor verdadero, el miedo a estar sólo, la lealtad, la muerte, la inocencia, el perseguir los sueños y el cegarse ante ciertas situaciones. Además, está llena de frases que llenarán los oídos de los melómanos que vayan a verla.

La escena en la que el personaje de Jenkins y su pianista tocan juntos el piano es conmovedora.

Si quieren ver la historia de esta mujer en una película mucho más seria pero igual de interesante pueden ver la cinta estrenada el año pasado “Marguerite”, protagonizada, también de manera extraordinario, por Catherine Frot.

Comentarios

Etiquetas

Freddie Montes

Reseñas de películas de cinefilos para cinefilos
Botón volver arriba
Cerrar